Chile planta cara al globalismo y no firma el pacto migratorio

José González
El Daily Stormer
10 diciembre, 2018

El pacto migratorio de la ONU es una artimaña más de los intereses globalistas para tercermundizar económica y racialmente los países ricos.

Si la “migración” es un derecho humano, entonces vivimos en un mundo sin fronteras. Y un mundo sin fronteras necesita un Gobierno global. ¿Me pregunto por qué quiere la ONU que firmemos este documento?

Emol:

Subrayando que el Gobierno toma medidas para que no se vea “afectada la soberanía del país”, el ministro de Relaciones Exteriores, Roberto Ampuero, abordó las razones de porqué Chile se restó del Pacto Migratorio acordado esta jornada en Marrakech y que en los próximos días deberá ser ratificado por la Asamblea de la ONU.

“El texto discutido en Naciones Unidas choca con las normas de Chile para tener una política ordenada, regular y responsable”, dijo el ministro, agregando que “fundamentalmente pues no establece con claridad la diferencia entre un migrante regular e irregular”.

Además de que el pacto “flexibiliza la posibilidad de cambiar de estatus. O sea, venir bajo una determinada condición y se le puede cambiar: llega como turista y lo puede cambiar a una visa de trabajo. Eso no nos convence como país”, agregó. Aunque recordó que “no es un acuerdo vinculante jurídicamente”, recalcó que “Chile no va adherir a nada que pueda ser usado en su contra en cortes internacionales”.

Chile no es un país rico, pero ofrece unos estándares de vida superiores a los de sus vecinos; quizá por eso, por ser el país latinoamericano con el mejor índice de desarrollo, y porque la minoría mapuche no basta para dividir y destruir la nación, que la ONU decidió exportar cientos de miles de haitianos durante el Gobierno de Bachelet, que ahora ocupa un alto cargo en la ONU para seguir traicionando al pueblo chileno desde el extranjero.

Si un día los chilenos se convierten en minoría, y los negros invitados por la ONU deciden robar sus propiedades y matarlos a machetazos, Bachelet será la primera en acudir a Chile para celebrar los derechos humanos, y felicitar al Gobierno supremacista negro por construir una “sociedad más justa”, como hizo hace tres días en Sudáfrica.

No nos engañemos, la situación en Chile es muy mala. Han dejado entrar a cientos de miles de negros haitianos, y lo hicieron sin haber firmado el pacto migratorio; el número exacto de invasores es un misterio, pero con toda probabilidad supera los 300.000. Con semejante carga Chile nunca va a volver a levantar la cabeza.

El presidente Piñera lo que tiene que hacer es pedir la extradición de Bachelet, y lanzarla al mar desde un helicóptero.

Luego solo tienen que repetir el mismo proceso con la basura negra que dejó entrar.

Comments