Manuel Valls, prostituta de la judería financiera, pide a Ciudadanos que no pacte con VOX

José González
El Daily Stormer
5 diciembre, 2018

Manuel Valls es un político francés socialista de origen español, que logró escalar a lo más alto del Gobierno gabacho tragando kilómetros de pene judío.

Actuj:

Invitado a la mañana de Europa 1 martes, 9 de enero, Manuel Valls regresó al antisemitismo en Francia, mientras que esta semana se celebra el tercer aniversario de los ataques de enero de 2015, incluida la toma de rehenes del Hyper Hide (4 muertos). Para el ex primer ministro, es innegable que “el antisemitismo está muy arraigado en nuestra sociedad”.

En sus ojos, la lucha contra el antisemitismo es “la lucha de [su] vida”

En las primarias del PSOE francés en 2011 solo consiguió el 5% de los votos, pero fue nombrado de todos modos ministro de Interior y primer ministro durante el muy impopular Gobierno de François Hollande, que renunció a presentarse a la reelección para no hacer el ridículo.

Después del descalabro del PSOE francés, que solo se acordó de los obreros franceses para recaudar impuestos, la carrera política de Manuel Valls se fue al traste.

Como en Francia le detestan, decidió probar suerte en España. Más concretamente en Barcelona, como candidato de Ciudadanos a la alcaldía.

La decisión de Albert Rivera fue muy desafortunada, porque Manuel Valls es un ‘socialista’ sin escrúpulos que se vende al mejor postor. Y como nadie paga mejor que los judíos, su lealtad está con Judea, no con Rivera. Por tanto, Valls siempre va a posicionarse a favor del globalismo más radical, aun cuando perjudique a Ciudadanos, como ocurre ahora con su intransigencia con VOX.

El País:

Valls y Rivera, que esta tarde comparten un acto en Barcelona por los 40 años de Constitución, han hablado en las últimas horas sobre la gobernabilidad andaluza, ha revelado el exsocialista. El planteamiento de Valls es muy claro: “No puede haber ningún compromiso con la extrema derecha”, ha incidido en la SER. “Cualquier coalición es legítima salvo con fuerzas que vulneran la Constitución”, considera. Ahí estaría Vox, al que Valls ya propuso aislar con un cordón sanitario.

El auge meteórico de Ciudadanos se debió a su posición dura contra el separatismo en Cataluña; fue percibido entonces por los españoles patriotas como la única alternativa a la desidia del PPSOE.

Ahora, con la irrupción de VOX, y con el mequetrefe de Valls condenando de forma tan tajante el sentir de la mayoría de sus votantes, va a ser difícil que Ciudadanos no pierda votos en las próximas elecciones.

Lo peor que podrían hacer es aliarse con el PSOE andaluz y los mugremitas para bloquear a VOX. Tanto Podemos como Gusana Díaz ya se han declarado dispuestos a formar Gobierno con Ciudadanos. Si Albert Rivera cede a las presiones, que no son pocas, los españoles comprenderán que VOX es la única alternativa a los partidos de la decadencia y la corrupción, dejando a Ciudadanos tocado de muerte.

Por el bien de VOX, espero y deseo que Ciudadanos pacte con el PSOE andaluz y los mugremitas.

En cuanto a Barcelona, no sabría decir quién es mejor, Colau o Valls. Susto o muerte. Creo que me quedaría con Valls, aunque sea para no tener que ver más la cara mantecosa de esta maldita zorra.

Comments