Una ONG admite que enseña a los ‘refugiados’ a mentir para poder entrar en Europa

José González
El Daily Stormer
14 noviembre, 2018

Sería interesante que más gente se animara a investigar a las ONGs con cámara oculta. Como se saben impunes, no hacen ningún esfuerzo por ocultar que son corruptos, y que su negocio se cimienta sobre mentiras y engaños.

La UE lo sabe, pero no hace nada porque le interesa importar negros infinitos para que los europeos nos convirtamos en una minoría étnica sin poder político, rompiendo así la columna vertebral a las naciones europeas, que se verían incapaces de hacer valer su soberanía frente a la UE.

Desde aquí os invito a infiltraros del mismo modo en el ACNUR, Cruz Roja y Cáritas, las tres ONGs que más están haciendo por inundar España de negros.

La directora de una importante ONG en Europa le cuenta a nuestro equipo encubierto cómo enseña a los migrantes a mentir y fingir que son cristianos perseguidos a la policía fronteriza. El año pasado trabajaron con 15,000 migrantes. La ONU ha respondido a nuestra investigación calificándola de “alarmante”.

Se trata de la ONG Advocates Abroad.

Después de publicarse la investigación, decidieron cerrar su página de Facebook, seguramente para evitar preguntas incómodas.

Advocates Abroad ahora ha eliminado su página de Facebook con casi 140 mil seguidores. Todavía estamos esperando comentarios de varios socios como la Universidad de Cambridge, Oxford y miembros del parlamento del Reino Unido.

Todos los grandes medios callan, por supuesto. Porque su función no es informar, sino promover la agenda política de sus proxenetas.

Toda esta narrativa de ‘refugiados’ es una farsa, y cada vez más gente se está dando cuenta. Esta gente no huye de la guerra, vienen a Europa por las paguitas y la calidad de vida.

Dar de comer a animales provoca un efecto llamada.

La directora de Advocates Abroad se llama Ariel Ricker, y es judía.

Nunca falla.

Ha escrito además un libro sobre el Lolocausto, así que podemos suponer que se toma muy en serio su identidad judía, y que hace lo que hace para proteger los intereses de su tribu. Que lo haga de forma consciente o no es irrelevante, porque las consecuencias son las mismas.

Si su identidad judía no tuviera ninguna repercusión en sus acciones, se habría ido antes a Israel a defender a los ilegales de allí, que se encuentran en una situación mucho peor que los ‘refus’ con tarjetas de prepago del ACNUR que tenemos en Europa.

Situaciones como esta demuestran una vez más por qué es necesario prohibir a los judíos participar en la vida pública. Aun naciendo en el extranjero, forman parte de una comunidad con unos intereses diametralmente opuestos a los nuestros.

Lo que es bueno para los judíos, es malo para Europa, y viceversa. No se puede convivir con alguien que además de llevar un estilo de vida parasitario, te infecta deliberadamente con el marxismo para debilitarte, y evitar que puedas deshacerte de ellos.

Tampoco entiendo por qué tenemos que seguir aguantando a estas ratas en nuestros países existiendo Israel. Es absurdo que los judíos de la diáspora puedan disfrutar de todos nuestros derechos, cuando Israel nos deniega a nosotros los derechos de ciudadanía por no ser judíos.

Pero más y más gente se está dando cuenta de esta artimaña, así que solo es cuestión de tiempo que las naciones de todo el mundo decidan hacer con los judíos, lo que ellos hacen con los goyim en Israel. Se le llama ‘reciprocidad’.

Comments