Gracias a VOX, la prensa se ve incapaz de silenciar las violaciones cometidas por marrones

José González
El Daily Stormer
14 noviembre, 2018

A raíz de la última agresión sexual cometida por una manada de magrebíes con sarna, Susanna Kalergi Griso y el resto del rebaño de NPCs han dejado patente que con su ‘feminismo’ no buscan acabar con las violaciones y abusos sexuales, sino fomentar aquellas en las que los autores son marrones.

Diario Patriota:

Es tremenda la utilización política de este caso de VOX. Recuerda a Matteo Salvini en Italia con lo que ocurrió en Roma. Allí una joven fue violada y asesinada por un grupo de inmigrantes y Salvini acudió a la zona paseándose por las calles. Lo que está haciendo VOX es pronográfico“, valoró Susanna Griso. “Criminalizar a los inmigrantes y decir que tienen sarna no ayuda en nada”.

Elisa Beni continuó el discurso antiVOX: “Lo que añade la ultraderecha a la inmigración es lo que se puede leer en el tuit. Asegurando que hay una responsabilidad política y haciendo creer que Ada Colau y Manuela Carmena aprueban estos hechos”.

Los mismos que han utilizado durante años el caso de la Manada de la forma más obscena, para demonizar al hombre blanco heterosexual y endurecer el Código Penal, nos dicen ahora que no podemos utilizar políticamente el caso de la Manada sarnosa. No porque lo consideren inadecuado, incluso “pornográfico”, sino porque su utilización no promueve políticas compatibles con su agenda de fronteras abiertas y negros infinitos.

Susanna, como todos los periodistas, es una repugnante prostituta que se ha aliado con una élite internacional que busca destruir España.

Susanna es enemiga del pueblo español.

Susanna junto a su cachorro adoptado.

El ‘feminismo’ incentiva la violación

Cuando la prensa y todo el entramado de ONGs feministas financiado con dinero público condenan públicamente solo las violaciones y abusos sexuales cometidos por españoles, y silencian los perpetrados por marrones —el porqué es irrelevante—, lo que están haciendo es fomentar este comportamiento entre los últimos.

Puede que Mohammed y Mulbah no destaquen por su inteligencia, pero la doble vara de medir de las locas del coño es tan marcado, que es inevitable que se den cuenta y le saquen partido.

Cada vez va a haber más violaciones, porque cada vez importamos más invasores con licencia para cometer delitos sexuales. Aun cuando les pillan, sus juicios nunca son mediático; disfrutan de sentencias más leves, y de un férreo anonimato.

VOX va a arrasar

Santiago sabe elegir muy bien sus batallas. Esta vez los periodistas han picado el anzuelo, y están siendo sodomizados.

La detención se hizo efectiva en una casa ‘okupada’ de la Avenida de Generalitat de Santa Coloma, donde habitaban los individuos desde hace meses, una ubicación cercana a la estación de metro donde se produjeron los hechos, al lado de la escuela Miguel de Unamuno.

Estos jóvenes, además, ya habían sido arrestados en las últimas semanas por su supuesta vinculación con varios robos con violencia.

Nadie en su sano juicio se opondría a la expulsión de inmigrantes ilegales que han cometido delitos sexuales. No puedes argumentarlo de forma coherente, porque no existen argumentos coherentes. Tan solo puedes apelar a sentimientos de empatía y culpabilidad, el punto débil de los europeos. Pero son de todos modos argumentos muy frágiles, que solo encuentran apoyo entre una minoría de betas y una mayoría de mujeres, de naturaleza más impresionable.

Estamos hablando de gente con sarna que ha entrado ilegalmente a nuestro país, ha okupado un edificio, ha robado con violencia a españoles, y ha abusado sexualmente de una española.

Los españoles no sacamos nada permitiendo a ilegales delincuentes vivir entre nosotros. No puedes decir “moros ilegales sarnosos que roban y abusan sexualmente de españoles no deberían ser expulsados porque…” y acabar la frase de forma coherente.

Por eso Susanna tampoco hace ningún esfuerzo por argumentar su posición.

Susanna defiende a la Manada sarnosa porque odia España.

Y tú tienes todo el derecho a odiarle a ella.

Comments