20.000 ‘refugiados’ esperan desde Bosnia entrar en la UE, y se financian con tarjetas de prepago de ACNUR

José González
El Daily Stormer
9 noviembre, 2018

Si no fuera por las quejas del Gobierno austriaco, más sensato en temas de inmigración que sus vecinos occidentales, la prensa de alcantarilla ni siquiera se habría molestado en informarnos de que en Bosnia y Herzegovina se han concentrado 20.000 pagapensiones, la mayoría de Pakistán.

Cómo han llegado tantos pakistaníes a los Balcanes, es algo que alguien va a tener que explicar.

Viajar a pie desde Oriente Medio o Pakistán es mucho más caro que coger un avión, porque es un viaje que puede durar meses. Esta gente no gana una mierda en sus países, así que algún hijo de puta les está financiando.

Llevan protagonizando desde hace años enfrentamientos violentos con la policía croata.

Muchos de ellos van armados.

Tan solo están esperando la oportunidad de entrar en Croacia, que pertenece a la UE. Una vez dentro de la UE, al no existir controles en las fronteras, podrán llegar fácilmente a Alemania o Suecia, los destinos preferidos de los ‘refugiados’, porque son los que reparten mejores paguitas.

Si logran cruzar la frontera croata, el próximo destino es Austria. Y no parecen muy contentos.

RT:

En la frontera que separa Croacia de Bosnia y Herzegovina, en la ciudad de Velika-Kladusa, se concentran “como mínimo 20.000 migrantes” que estarán esperando su oportunidad de lanzarse rumbo a Europa Central, estiman en el ministerio del Interior austríaco, donde ya surgen preocupaciones acerca de la seguridad de sus propias fronteras, ya que Velika-Kladusa se sitúa a tan solo 224 kilómetros de Austria, informa Kronen Zeitung.

Un 95 % de ellos son jóvenes, casi todos armados con cuchillos, que quieren llegar a Alemania o a los países escandinavos. La mayoría de los migrantes que aguardan en Bosnia y Herzegovina proceden de Pakistán, pero entre ellos también hay muchos iraníes, argelinos y marroquíes.

Lo que debe hacer Austria es denunciar a las ONGs que financian a estos invasores.

Si no fuera por la ayuda de ONGs, jamás se habrían producido estos desplazamientos masivos de personas.

Hace poco salió a la luz que compran armas, ropa y teléfonos con tarjetas de prepago sin nombre, y con el logo de ACNUR y la UE.

Las tarjetas de prepago las reparten gratis, sin pedir documentos de identidad.

No las carga Mastercard. De ello se encarga ACNUR, o ‘filántropos’ como el maldito judío George Soros, que anunció hace unos días que se aliaría con Mastercard para inventir otros 500 millones en la invasión.

Solo financiar el viaje a estos invasores nos cuesta cientos de millones de euros, sin contar los miles de millones que nos estamos gastando en mantener a quienes han llegado a su ‘destino final’.

Os recomiendo leer la noticia completa sobre las tarjetas de prepago en el medio esloveno Nova24tv.

En el sitio web de Mastercard, podemos ver que el ACNUR otorga tales tarjetas a los inmigrantes ilegales en el marco del Programa Mundial de Alimentos del PMA, y Mastercard está a cargo de la asistencia técnica para resolver el problema del envío de dinero a los migrantes. Por ejemplo, en el Líbano, por ejemplo, los refugiados sirios reciben una suma de $ 27 por mes por cada miembro de la familia en la tarjeta, según las cifras de 2013, se gastaron $ 192 millones en este programa en el Líbano, Jordania, Irak y Egipto. El sitio web dijo que 300,000 personas habían recibido la tarjeta a finales de 2013, y para fines de 2014, querían distribuir 2.5 millones de tarjetas de este tipo para ser usadas en Egipto, Irak, Jordania, Líbano y Turquía.

Los migrantes que no atrapan y regresan, en pocos días o semanas, intentan irrumpir nuevamente en Croacia. Algunos de ellos son realmente pobres, pero muchos están bien equipados: tienen calzado nuevo, ropa nueva, teléfonos inteligentes sofisticados, armas, y algunos también han encontrado las tarjetas de banco de Mastercard sin nombre, son solo números.Recaudan dinero en cajeros automáticos, pero no sabemos quién los paga”, dice a principios de septiembre para el portal Rocky.com un oficial de policía local. Fue justo en ese momento que ya informamos que los migrantes compran espadas y cuchillos enormes allí. ¿Cuándo resistirán los contribuyentes esta locura?

Esto confirma definitivamente que la invasión salvaje que llevamos sufriendo desde 2015 no fue espontánea. Las caravanas de marrones se forman porque las ONGs se hacen cargo de los gastos. Y pueden financiar la invasión en primer lugar gracias a la complicidad de la UE.

Millones de marrones pueden cruzar nuestras fronteras ilegalmente, pero a mí me piden un escáner de retina en el aeropuerto.

¿Ah?

Lo que está ocurriendo es una broma de mal gusto.

Van a continuar llegando, y nadie va a hacer nada, porque a la UE le interesa socavar la homogeneidad racial en Europa, en el marco de un proyecto que solo puede avanzar sobre el cadáver de nuestras naciones.

Si Europa quiere sobrevivir, la UE debe morir.

Comments