Excarcelan a Boliviana que Quería meter Cocaína en Argentina Porque… Pobrecita

Octavio Rivera
Daily Stormer
30 de Octubre, 2018

La familia promedio de la Argentina que se viene.

Sabemos que las mujeres tienen un “pase” por su condición de mujer cuando cometen delitos. Un hombre que comete el mismo delito recibe peores penas.

Ahora… parece que encima ser extranjera te da aún más impunidad.

Argentina es el país de la joda.

Infobae:

Claudia S.E. finalmente podrá quedarse en su casa de Bolivia junto a sus tres hijas. Después de haber estado presa un año por querer pasar cocaína hacia Argentina con el fin de pagar la quimioterapia de su hijo Fernando (13), quien murió días atrás, y de haber logrado un permiso humanitario para acompañar al nene en sus últimos días, la Justicia federal finalmente aceptó un pedido de los defensores de la mujer y le concedió la excarcelación.

¿De cada delincuente que escriben los medios se publican los detalles de por qué salió a delinquir?

No.

Claro que no.

Pero esta es mujer, es boliviana, negra, marrón, pachamamaísta, extranjera, y no se qué más. ¿Llevas la cuenta? No vaya a ser cosa que seas machista, patriarcal, misógino, xenofóbico, racista, intolerante, y todo eso.

Tenes que entenderla, pobrecita.

Imagen ilustrativa.

Encima a la delincuente de mierda esta le dan un “permiso humanitario” para salir de la cárcel. Esta mierda de los “derechos humanos” siempre beneficia a los delincuentes, a los negros, marrones, a los mierda, y posiciona a la gente bien, que cumple con la ley, como los opresores que tienen que ponerse en el lugar del malhechor.

¿Se dan cuenta? Se llaman “derechos humanos” y benefician a los subhumanos a costa de los verdaderos humanos.

Claudia no volverá a prisión, donde había dado a luz a Sheila Jazmín hace cuatro meses. “Se hizo justicia, estoy contenta, feliz, quiero agradecer a Infobae por contar mi historia y a mis defensores porque también ellos se han movilizado. Tengo a mi hijita acá conmigo, estoy muy agradecidísima, me voy a quedar con mis hijitas, me queda salir adelante, trabajar para mantenerlas a ellas y no volver a separarme”, comentó emocionada la mujer, de 33 años, desde su humilde casa en la ciudad de Montero, a 50 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra.

No, no se hizo justicia.

La droga que ella quería entrar al país hubiera perjudicado a muchos, beneficiando a los narcotraficantes, degenerando más el país.

Y… dio a luz en la cárcel.

Es un buen retrato del invasor promedio que los argentinos tenemos que soportar día a día.

¿No les parece ridículo tener salud pública, educación pública, planes sociales, y demás cosas gratis sin protegerlas? Sin tener fronteras fuertes, sin excluír extranjeros de los beneficios por los cuales los argentinos se rompieron el lomo por generaciones para conseguir.

Si dejas algo de valor al alcance de todos, sin protección, alguien lo va a agarrar.

Eso es lo que está pasando con Argentina. Hace décadas vienen a aprovecharse de nosotros, a agarrar nuestras cosas, que nosotros como pelotudos entregamos con una sonrisa para que no nos tilden de xenófobos, anti-semitas, o cualquier otro término estúpido diseñado para criminalizar el instinto de auto-preservación de los descendientes de europeos.

Traidores.

Comments