Los Mayas: Una Raza de Genios

Vicente Torres
Daily Stormer
27 de Octubre, 2018

Científicos mayas visualizando la próxima pirámide

Amigos, la imagen de arriba era mi idea de los mayas hasta leer esta nueva noticia, ¿será que me dejé llevar por odio irracional?

La Gran Época

Arqueólogos afirman que la civilización Maya fue más grande y sofisticada de lo pensado, casi comparable con la antigua Grecia y China. Alrededor de 60 mil nuevas construcciones y pirámides desconocidas fueron descubiertas bajo los densos bosques húmedos de Guatemala, gracias a una tecnología láser de “detección y alcance de la luz” llamada Lidar.  Esto permite suponer que en vez de una población de unos millones, los Mayas de la región eran cerca de 20 a 30 millones…….

El Dr. Hansen explicó anteriormente a La Gran Época, que el colapso maya se debió a la sobre explotación de sus recursos. Habían logrado grandes avances, contaban con carreteras sofisticadas, canalización del agua adecuada, tanto en las ciudades como en los alrededores. Construyeron represas y puentes de gran envergadura y trabajaban una exquisita agricultura.

Guatemala, a pesar de sus riquezas, es un país casi sin ciudades, donde la mitad de la población es rural y un tercio vive en la zona metropolitana capitalina. Más de la mitad de los guatemaltecos es oficialmente pobre y el país compite reñidamente por los últimos lugares en PIB per cápita de Latinoamérica.  Guatemala es uno de los países mas indios, más del 80% son mayas puros o mestizos y su desarrollo es congruente los casos equivalentes de Bolivia, Paraguay y la mayoría de Centroamérica.   

Y tenemos que creer, que en el pasado, estos monos fueron capaces de construir urbes, componer calendarios más exactos que el occidental y estar al nivel de la antigua Grecia, mil años antes que Grecia lo fuera.

El rostro de la civilización

Claramente esto es improbable, y es seguro que estamos siendo víctimas de otro truco judaico.   Un breve análisis escolar nos permite concluir que lo único de desarrollado que tenían los mayas a principios de la conquista era:

  • Un calendario ligeramente más exacto al nuestro, así como conocimientos astronómicos similares, para uso exclusivamente profético. No conocían el telescopio.
  • Construcciones líticas y uso de mortero, aunque inferiores a las de Eurasia.

  • Conocimientos matemáticos similares, aunque inferiores, aplicados a uso profético.
  • Conocimiento del papel, hilandería, aunque inferiores.
  • Conocimiento de la goma (hule, caucho).

En el resto, la sociedad maya estaba de hecho en la edad de piedra.

  • Sus instrumentos laborales y bélicos eran de piedra, madera y hueso. No conocían el hierro, solo metales blandos para uso ornamental o ceremonial.
Jedis mayas con las ultimas espadas láser
  • No conocían la rueda, ni la polea, ni la vela, ni la bóveda (arco), ni el cristal.
  • No conocían la agricultura intensiva, ni el arado, ni la rotación de cultivos, ni la irrigación. Su práctica agrícola de tala y quema, que consistía en quemar la selva, sembrar la tierra usando coas (palo afilado que abría un huequito en la tierra para enterrar las semillas), y una vez que el suelo era exhausto en alrededor de dos años, repetir el proceso en otro lado, era destructiva para el medio ambiente.
  • No conocían la ganadería, salvo la avicultura, y su fuente principal de carne era la caza o pesca.
  • Practicaban el sacrificio humano ritual y el canibalismo.
  • Su escritura era jeroglífica, o sea inferior al sistema fonético occidental.

O sea, nos damos cuentas que lo “avanzado” es solo una cortina de humos masónica, rica en adjetivos pero pobre en datos, y que los mayas que nuestros ancestros encontraron eran realmente salvajes con un dejo de civilización.

La mejor representación visual de todos los tiempos de la sociedad maya al inicio de la conquista la da el filme de Mel Gibson “Apocalipto“. Además de buena acción testosterónica, Gibson ignora el protocolo judaico y presenta a los mayas como lo que eran: semi-desnudos, violentos, tecnológicamente primitivos. Lo mejor del filme es el final donde Gibson presenta en una breve escena muda el arribo de nuestros abuelos, suficiente para que el espectador se dé cuenta subliminalmente que ellos son los enviados de Dios a acabar con la perversidad maya.

Con este Signo Vencerás

Pero hallazgos como el de Lidar que demuestran el uso de agricultura intensiva, y posiblemente la rueda, sugieren que Mesoamérica fue mucho más civilizada siglos antes.

Los cronistas describen la sociedad maya como en decadencia, lo que la versión masónica reconoce a regaña dientes. Esta admite que la sociedad maya tuvo su máximo hacia el siglo IX, cuando ocurrió un colapso y la mayoría de la ciudades fueron abandonadas. El posterior período Tolteca en Yucatán fue una sombra del previo periodo clásico. Se tratan de dar explicaciones cuckeadas culpando sequías, epidemias, guerras civiles, o al sistema agrícola de tala y quema. Pero ya se sabe que los mayas clásicos, tenían agricultura intensiva y las sequías y epidemias no han destruido civilizaciones hasta la fecha. Guerras civiles en sí tampoco, a menos que dichas guerras civiles destruyan a la clase productiva y pensante.

Esta es la explicación mas lógica, la clase servil india se rebeló y mató a la case blanca creadora y la civilización se fue a pique. Algo retuvo la clase sacerdotal y la nobleza que es descrita como mestiza, pero todo eventualmente degeneró a lo que los cronistas describieron y Gibson graciosamente nos permitió visualizar.

Los Olmecas tenían que haber conocido la rueda

Veamos la evidencia de lo arriba expuesto.

La razón principal por la que los conquistadores con solo un puñado de hombres subyugaron sociedades muy superiores en número y recursos, fue que la religión de toda civilización Amerindia, incluyendo la maya, estaba basada en el concepto de un dios (serpiente emplumada) o dioses, blancos, barbudos, venidos por mar en barcos, creadores de la agricultura, las artes, letras y leyes, y que eventualmente se fueron (o fueron expulsados) por mar en barcos, pero prometieron regresar.

Al llegar nuestros abuelos, los amerindios al inicio lo interpretaron como el advenimiento prometido, lo que facilitó la conquista.

Cuculcán, el equivalente maya, era igualito

Lo anterior es suficiente para aceptar mi premisa, pero hay más.

El calendario maya tenía su comienzo en el año 3113 a.C. según el conteo del nuestro, pero los primeros vestigios de civilización en las Américas surgen mas de mil años después, lo que sugiere que ese calendario tuvo que ser creado fuera del Nuevo Mundo.

La primera civilización avanzada mesoamericana, los olmecas (1400 a.C. a 400 a.C.), la cual sirvió de base a todas las otras civilizaciones regionales, surgió de la nada completamente desarrollada y colapsó por causas por la que los (((historiadores oficiales))) todavía no se ponen de acuerdo, pero que son la misma cuckería para explicar el colapso maya. Dichos historiadores tácitamente omiten que la sociedad Olmeca tenía tres tipos raciales, el blanco, el negro y el amerindio, congruente con la posibilidad de estar compuesta por una élite blanca que vino del oeste por mar con esclavos negroides y que integró también a los amerindios locales.

Los Amerindios no tienen pelo facial. El de la derecha si no es Negro, tiene que ser Zambo

Lo anterior presupone el aceptar que los viajes intercontinentales eran posible desde mucho antes de la era de los descubrimientos, algo que antes nuestros (((amigos))) negaban como posible, pero que ahora solo es un tema que ignoran o evaden.

El héroe ario Thor Heyerdal, probó con sus expediciones en réplicas de balsas primitivas de Kon-Tiki (1947), Ra II (1970) y Tigris (1978) que tales viajes existieron desde la edad de piedra.

En la vela, Kon-Tiki, el dios blanco y barbudo de los Incas

Pero hay más.

Los restos óseos más antiguos de Norteamérica, incluyendo México, son caucásicos y muchos de ellos han sido objeto de destrucción calculada, al ser clasificados como “Americanos Nativos ” y entregadas a tribus locales para recibir entierro ceremonial.

El caso más famoso es el de Hombre de Kennewick, gracias a que una organización religiosa blanca pagana, consideró los restos como de un ancestro caucásico y los reclamó para proseguir su estudio científico. Para esto tuvo que demandar al gobierno federal quien en todo momento estuvo de parte de los pieles rojas. La demanda tuvo al esqueleto en un limbo legal por décadas. Al final perdieron pero el tema se forzó a la luz pública, arrancando concesiones intelectuales del establishment y abriendo una puerta más hacia la verdad para el que la busca.

En realidad soy un extraterrestre reencarnado

La cultura material neolítica, o sea la de instrumentos de piedra pulimentada, que en América se conoce como Clovis, es casi idéntica a la cultura solutrense de Francia e Iberia.

La vasta mayoría de dichos sitios está en la mitad occidental de Norteamérica, cerca de ríos y costas, congruente con una venida de Europa y no con una venida desde Siberia, según el evangelio oficial.

La cultura solutrense es de durante el ultimo período glacial, cuando el Atlántico norte estaba cubierto de hielo. Dicho viaje era entonces posible en barcas de poco calaje bordeando el hielo y superviviendo a base de pesca o caza de focas . Equivalentemente, la ruta de Beringia estaba bloqueada por los gigantescos glaciales de las Montañas Rocosas. Además, la evidencia arqueológica de Alaska y Siberia no produce nada neolítico. Dicha teoría se puede visualizar amenamente en el documental del Discovery Channel “Ice Age Columbus”.

Probable ruta migratoria de nuestros ancestros

Y sigue la cosa.

Durante la era pos glacial neolítica, monumentos megalíticos se difundieron por el mundo. Los más antiguos y numerosos están en Europa y el medio oriente, probando quienes fueron su creadores. No existe prueba que los amerindios o negros los hayan creado y es claro que desde la época histórica no han hecho ninguno, algo que en la mayoría de los casos ellos mismos admiten.

La conclusión mas razonable es que tales megalitos fueron hechos por inmigrantes del viejo mundo.

Pirámides escalonadas como en Canarias y Azores prueban los viajes prehistóricos. En los 1400s los Guanches no conocían la navegación, las Azores estaban despobladas

Los intercambios marítimos con el viejo mundo se mantuvieron relativamente constantes en la era histórica. Ambas Américas tienen cientos, si no miles, de evidencia arqueológica egipcias, sumerias, fenicias, ibéricas, griegas, romanas, celtas, escandinavas, desde inscripciones, estatuas, templos, monedas, cerámica a leyendas, folclor, evidencia genética, botánica y lingüística probando un origen desde el viejo mundo de todo lo que es indicativo de civilización.

Autógrafo de “Nat McGanian”, en escritura ogámica Celta del tipo Ibérico, Colorado, EEUU, traducido por Barry Fell, PhD de Harvard
Epona diosa ecuestre Celta, según la inscripción ogámica, traducido por Barry Fell, PhD de Harvard. Anubis Cave, Oklahoma, EEUU

 

Decenas han sido encontradas por campesinos por toda Norteamérica

Por ejemplo en New Hampshire, EEUU, hay un sitio conocido como el Stonehenge de América, datado de al menos 2,000 a.C..

La estructura es del tipo de su homólogo británico y, aparte de poseer cientos de alineamientos astronómicos, el monumento tiene también inscripciones fenicias y celtas del tipo ibérico, estimadas del 800 a.C. al 500 a.C. Ambas naciones coexistieron en Iberia durante esa época.

Mystery Hill, en New Hampshire, el Stonehenge de América

Hasta el periodo fenicio-cartaginés, los lazos con el viejo mundo eran frecuentes, al menos con Norteamérica. La destrucción de Cartago quien por siglos controló la salida de Gibraltar, redujo los lazos, pero la evidencia indica que se mantuvieron durante la era romana, principalmente por Celtas y Escandinavos.

Después de la conquista islámica, la evidencia Euroasiática en el nuevo mundo casi desaparece.

Hoy sabemos que habían mapas pre-colombinos que mostraban las Américas.  Para muchos es evidente que la seguridad que tenia Colón en su empresa descubridora provenía de su acceso a dichos mapas.

En lo genético, tribus indias norteamericanas muestran hasta un 25% del haplogrupo de ADN mitocondrial X, que es considerado caucásico y se transmite solo por la línea materna. La historicidad genética de dicho haplogrupo ha sido probada como local desde hace al menos 4,000 años, haciéndolo imposible que provenga de colonos modernos. Esto es consistente con numerosas tradiciones orales amerindias que ensalzan la destrucción de gigantes blancos y la toma de sus mujeres. También con crónicas coloniales tempranas describiendo a indios casi blancos e incluso hablando celta.

No siempre se gana.  Aparentemente los Turcos y los Pieles Rojas se gozaron a nuestras mujeres

En fin, la evidencia aunque suprimida, es abrumadora que los amerindios nunca crearon nada y todo lo que se considera civilización les vino de seres como nosotros desde la era prehistórica.

Es más, los primeros habitantes de al menos Norteamérica eran caucásicos de Europa, de Iberia.

Al abrirse el camino de Beringia, el viaje por tierra le dio una ventaja numérica a los asiáticos quienes vinieron en masa a pie. Los caucásicos originales o posteriores inmigrantes se mezclaron o fueron masacrados por los más numerosos y violentos pardos, tal y como ocurre ahora.

Sacrificio ritual de un rubio. Fresco de Chichen Itza, original que ya no existe gracias al gobierno mexicano.  American Indians in the Pacific.  Thor Heyerdahl, figura XXXI.

Hermanos, estamos viviendo momentos negros de nuestra historia.

Nuestras universidades y escuelas, tal y como los medios de comunicación, están llenos de prostitutas al servicio del enemigo, dedicadas a suprimir, ignorar o destruir la verdad sobre nuestro glorioso pasado.

El que no tiene historia, no tiene futuro y bajo esa lógica, es muy lógico lo que hacen para destruirnos, sin disparar un tiro.

Tiempos negros requieren acciones blancas.

Por suerte han surgido líderes como Trump, Putin, Salvini, y Bolsonaro (si hay algún hispano como ellos, déjenme saber en los comentarios) que nos dan esperanza. Ahora que ellos existen es el momento de actuar. Apoyen a tales líderes, apoyen a sitios como este.

Probemos que seguimos siendo lo mejor de la creación divina.

Creación de Adán, por Miguel Ángel

Bibliografía:

Barry Fell, Amerca B.C.
Barry Fell, Bronze Age America
Barry Fell, Saga America
Gloria Farley, In Plain Sight
Thor Heyerdahl, The Kon-Tiki expedition
Thor Heyerdahl, American Indians in the Pacific: The Theory behind the Kon-Tiki Expedition
Thor Heyerdahl, Aku-Aku
Thor Heyerdahl, The Ra Expeditions
Thor Heyerdahl, The Tigris Expedition
Thor Heyerdahl, Early Man and the Ocean
Dennis Stanford & Bruce Bradley, Across the Atlantic Ice: The Origin of America’s Clovis Culture
Charles Hapgood, Maps of the Ancient Sea Kings: Evidence of Advanced Civiliazations in the Ice Age

 

 

Comments