VIDEO: Mujer Roba Espacio Para Estacionar y Ataca a Hombre Enojado, Obtiene una Dósis de Patriarcado

Octavio Rivera
Daily Stormer
16 de Octubre, 2018

Hoy en día las mujeres están desconectadas de la realidad. Creen en una idea de mundo donde ellas son capaces, fuertes, independientes, y ya no necesitan a los hombres. Creen que pueden luchar contra el patriarcado y liberarse.

La realidad es que en los momentos donde el patriarcado responde sus agresiones, ellas se chocan contra una pared.

Infobae:

El hombre se disponía a aparcar su vehículo en un lugar que acababa de liberarse en el estacionamiento del restaurante Golden Wok, en San Antonio, Texas. Sin embargo, cuando empezaba a avanzar, apareció otro auto y se le anticipó. De este se bajó una mujer mayor.

Indignado, el conductor se acercó y le pidió explicaciones. Ella le dijo que aparcara en otro lugar y se fue. En un ataque de ira, el hombre pateó el vehículo.

Poco antes había descendido de la parte trasera la hija de la conductora, Anjelica Lozano. Al ver el golpe del inmenso individuo, se acercó y directamente le pegó en el rostro.

En el video, se observa cómo las mujeres pensaron que podían faltarle el respeto al hombre que estaba esperando para estacionar en el espacio que se estaba desocupando. Pensaron que podían salirse con la suya sin consecuencias.

¿Se las puede culpar?

Todos los días escapan de las consecuencias de sus acciones.

En este caso, el hombre no estaba sedado como la mayoría de humanoides hoy en día, aunque pudo contener el estallido de su furia y limitarlo a una patada al auto de quienes le faltaron el respeto.

Se puede ver cómo el hombre se da vuelta para volver a su vehículo luego de patearles el auto, pero la putita se acerca por su espalda y lo golpea.

Ese fue el momento donde el hombre le mostró la realidad.

No hay igualdad. No existe.

La mujer es la propiedad del hombre, y ellas solo pueden hacer de cuenta que eso no es cierto cuando nosotros se los permitimos.

Con una tenacidad sorprendente, Lozano volvió a increpar al conductor, que nuevamente le pegó y la tiró al suelo. Sin embargo, ella se paró una vez más y se le acercó. Entonces, él se subió a su camioneta y se fue.

No es tenacidad, es masoquismo. Todas las mujeres son masoquistas. En el fondo, quieren experimentar en carne propia la superioridad física y mental del hombre. Ese deseo se manifiesta de distintas maneras, y cuando no se atiende, se convierte en males sociales como el feminismo, quejas y reclamos, degeneración sexual, cuarentonas sin hijos, y más clásicos de la mujer moderna.

Así quedó la putita.

No te digo que golpees mujeres. No hace falta. Es suficiente con no tratarlas como seres superiores y no darles privilegios que no ganaron, privilegios que originalmente eran para vírgenes, para chicas que conservan su virtud y de buen carácter.

La mujer hoy en día no conserva su virtud ni su buen carácter. Pueden redimirse dando a luz, a través del parto. A través de sus hijos.

Para eso, tienen que resistir el lavaje cerebral y el peso del aparato de ingeniería social que los judíos usan contra nosotros hace cientos de años. Ese aparato que se potenció con la tecnología, que resultó en Hollywood, Disney, en la cultura popular, y demás mierdas.

Pero no tienen que soportar todo el peso ellas solas. Nosotros los hombres, más fuertes, vamos a cargar más que llas. Vamos a mostrarles el camino, a guiarlas, y a ayudarlas.

Así como criar a un hijo no es decirle a todo que sí y acceder a sus caprichos, cuidar a una mujer no es respetarla, no es escuchar lo que dice sino observar lo que hace, ser fírmes con ellas.

…y más bruscos. No se van a romper.

Comments