Deuda eterna, inflación récord: Macri entrega Argentina a la banca judía

José González
El Daily Stormer
31 agosto, 2018

Cuando Mauricio Macri ganó las elecciones, una de sus primeras medidas fue apuñalar al pueblo argentino por la espalda, accediendo a pagar 9.300 millones de dólares a los llamados fondos Buitre, encabezados por el judío Paul Singer, propietario de Elliot Management.

Aprovechándose de una Argentina en crisis, los fondos Buitre judíos compraron bonos de deuda a un precio muy inferior a su valor real, para luego litigar en NY por el reembolso de su valor íntegro. Invirtiendo 800 millones de dólares, estas hienas internacionales ganaron 12.500 millones de dólares, un beneficio de un 1.600 por ciento. Esto contribuyó sin duda a la crisis económica que vive ahora Argentina.

Con la deuda fuera de control, el Banco Central se puso a imprimir más y más dinero, y los inversores perdieron la confianza en el peso argentino. Así que ocurrió lo inevitable: inflación.

Solo hoy, el peso argentino se ha desplomado más de un 13% respecto al dólar. Esto es una brutalidad. Imagina por un momento que tienes un negocio en Argentina, y debes un millón de dólares. En un solo día tu deuda se ha incrementado un 13%. Esto va a suponer la quiebra de muchas empresas.

El Financiero:

Argentina intenta este jueves contener una crisis financiera, pero en el mercado la moneda local la divisa tiene peor caída diaria desde diciembre del 2015 frente al dólar, lo que genera desconfianza y críticas de empresarios e incertidumbre entre los inversores.

El peso argentino cae 13.44 por ciento, a 38.53 unidades por dólar. En la jornada la divisa llegó a registrar un piso récord intradía de 41.36 pesos por billete verde.

El desplome provocó que el Banco Central de Argentina vendiera este jueves 330 millones de dólares al cierre del mercado con el objetivo de morigerar la abrupta caída del peso, en momentos de una creciente desconfianza sobre la política financiera del Gobierno y de temores a un eventual incumplimiento de pagos soberanos.

Para intentar solucionar la crisis, Macri tuvo la magnífica idea de vender el pueblo argentino al Fondo Monetario Internacional, a pesar de numerosas protestas.

El FMI viene a ser la conocida ‘banca judía internacional’. Con sede en Washington D.C., su mayor accionista es EEUU, que controla la institución con derecho exclusivo de veto. El Secretario del Tesoro es quien representa a EEUU, ahora Steven Mnuchin. Como casi todos los que ocupan este puesto, Mnuchin es judío.

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos depende a su vez de la Reserva Federal, que es quien presta dinero a EEUU con interés. Sorprendentemente, a pesar de ser una institución privada, la Reserva Federal decide la política monetaria estadounidense desde 1913 con total independencia. Fue fundada por varias familias judías, entre ellas la dinastía Rothschild.

Steven Mnuchin junto a Christine Lagarde, directora del FMI.

El modus operandi del FMI es sencillo: ataca cuando eres más débil. Prestan miles de millones de dólares a países desesperados, sabiendo que no van a poder devolverlo.

El préstamo no va a solucionar la crisis económica en Argentina, porque está destinado para pagar a los acreedores a quienes Argentina ya debía dinero. No para sanear la economía.

El FMI va a exigir ‘austeridad‘, subidas de impuestos, privatizaciones y recortes. Pero no será suficiente para pagar la deuda. Ellos lo saben muy bien.

Los recortes y las subidas de impuestos aumentan el déficit, porque la gente pierde poder adquisitivo. El PIB se va por el sumidero, y la deuda sigue ahí. La idea es mantenerte en un estado de servidumbre de forma indefinida. Te conviertes de facto en un vasallo de intereses judíos.

Quien pacta con el FMI, pacta con el Diablo.

Subida de tipos de interés

Para frenar la inflación, el Banco Central ha subido la tasa de interés del 45% al 60%, la más alta del mundo. Con semejante tasa usurera poca gente va a pedir dinero prestado al Banco Central.

Con esta medida buscan reducir el dinero que hay en circulación, incrementando así el valor del peso.

El Mundo:

El peso argentino se derrumba de nuevo. Lejos de llevar la calma a los mercados, el adelanto de fondos solicitado por el Gobierno de Mauricio Macri al Fondo Monetario Internacional (FMI) ha generado una mayor incertidumbre financiera. Tras el anuncio realizado por el mandatario argentino, el peso se devaluó ayer un 7% y su cotización pasó de 32 a 34,5 unidades por dólar. Pero el gran desplome se ha producido este jueves. El dólar ha roto la barrera de los 40 pesos y el Banco Central se ha visto obligado a subir los tipos de interés de referencia del 45% al 60%.

No soy economista, pero no hace falta apellidarse Goldberg para darse cuenta que cortando el grifo de esta forma la economía se va a estancar. Frenará un poco la inflación, pero el PIB se irá al carajo.

¿Qué ha pactado Macri con el FMI?

Sabemos que el FMI ha prestado 50 mil millones de dólares a Argentina. También sabemos que han exigido una reducción del déficit. Cómo va a cumplir Macri con esta exigencia, no lo sabemos aún.

Por suerte, existen muchos precedentes. En base a ellos, podemos predecir subidas de impuestos, recortes y privatizaciones.

Pero el FMI puede exigir más cosas.

En 1976, pidieron a Guyana que plantara marihuana, como reveló el libro Dope, Inc.. La situación era desesperada, así que aceptaron.

¿Quién me dice a mí que no están presionando para que se apruebe el aborto?

Macri siempre se ha opuesto al aborto. ¿Por qué su Gobierno está intentando ahora despenalizarlo?

En mi opinión, el FMI podría tener algo que ver. No tengo pruebas. Es una teoría.

Apostaría también que están presionando con la agenda gay y el femimarxismo. O peor aún, la venta de la Patagonia. No sería la primera vez.

Macri se debe al pueblo argentino, así que tenía la obligación de ser transparente y hacer públicas las exigencias del FMI antes de pactar nada. Pero no solo cerró el acuerdo sin consultar a los argentinos; las condiciones siguen también siendo un misterio.

Compra Bitcoin

Es muy probable que el valor del peso argentino siga desplomándose. Solo es cuestión de tiempo que Macri prohíba la compra de divisas extranjeras para intentar frenar la caída.

Otra medida común es limitar la cantidad de dinero que puedes sacar del banco. En el peor de los casos, podrían confiscar parte de tus ahorros para pagar la deuda, como ocurrió en Chipre en 2013.

Los argentinos ya sabéis lo que es un corralito. Los que hayáis vivido la crisis de 2001, sabéis a lo que os enfrentáis.

Hoy, por suerte, existe Bitcoin. Sigue siendo bastante volátil, pero aun así, es un valor refugio a tener en cuenta, especialmente en países con alta inflación como Venezuela, Irán, Turquía, Algeria, Zimbabue y, por supuesto, Argentina.

Un venezolano, aunque hubiera invertido todo en Bitcoin en diciembre, cuando estaba a 20k (ahora vale alrededor de 7k), habría salido ganando igualmente, si tenemos en cuenta que el valor del bolívar respecto al dólar se ha desplomado más de un 99%.

Si eres argentino, merece mucho la pena invertir en Bitcoin una parte de tus ahorros, lo que estés dispuesto a perder. Si lo haces, no seas avaricioso y te pongas a intentar especular con otras criptomonedas. Es una lotería, probablemente lo pierdas todo. Compra Bitcoin y no lo toques, es el valor más seguro.

Esto es solo mi recomendación personal.

Comments