Telecinco y La Sexta exigen en TV el cierre de El Daily Stormer

José González
El Daily Stormer
9 agosto, 2018

Las Fake News de España con licencia estatal para informar no han podido seguir ignorando la existencia de nuestra web. Después de que nuestros artículos sobre la agresora de La Manada se hicieran virales (continúan recibiendo cientos de miles de visitas) Telecinco decidió hace dos semanas hablar sobre El Daily Stormer, sin mencionarnos directamente, en el plató de Hechos Reales. Ayer, La Sexta, en Al Rojo Vivo, hicieron lo propio, publicando además el banner de la web.

El Periódico:

Una página neonazi ha colgado en internet un vídeo grabado hace menos de tres meses donde se ve a la joven madrileña víctima de ‘La manada’ paseando de noche por una ciudad, cantando, riendo y esperando un taxi. Las imágenes, grabadas por su acompañante desde un teléfono móvil, van acompañadas de textos y alusiones a la joven, su nombre completo y la frase ‘Yo no te creo’. El vídeo concluye con una imagen explícita de los abusos sexuales que sufrió la chica por parte de los cinco hombres sevillanos, condenados a nueve años de prisión.

Las imágenes fueron colgadas en la web nazi el 26 de junio. El juez encargado del caso, titular del número 38 de Madrid, recibió el 9 de julio un informe de la unidad de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional en el que se señala expresamente la difusión de esa grabación, de un minuto y medio de duración. La sentencia del caso de La Manada, recurrida por todas las partes, prohíbe expresamente la difusión de datos o imágenes de la víctima por constituir delitos contra su honor y la integridad moral.

El vídeo en cuestión lo podéis visitar aquí.

Telecinco publicó varios titulares, las risas están aseguradas. 

Nuestro editor le dejó las cosas claras, y el chocolate espeso, a un periodista de Telecinco que intentó infiltrarse en la redacción.

Nuestro editor. Vamos en serio.

Telecinco y La Sexta coinciden: hay que cerrar El Daily Stormer. Un juez ya nos está investigando, dicen. Hemos violado la intimidad de Clara García Luna. También incitamos al odio. Lo dicen quienes han publicado todos los datos personales de los miembros de La Manada, años antes de que se dictara sentencia. Los mismos que incitan el odio al hombre blanco heterosexual, ocultando sistemáticamente las violaciones y asesinatos cometidos por inmigrantes, y engrandeciendo hasta la náusea los pocos en los que el autor es español.

Además, no fuimos los primeros en publicar información sobre la gorda de los sanfermines. Tan solo nos hicimos eco de los datos publicados por otros medios, como El Español. No es “perseguible y sancionable” difundir datos ya publicados anteriormente. Son amenazas vacías, carentes de toda base jurídica. Por eso no se ha investigado ni condenado, hasta ahora, a nadie. Incluyendo a Josele Sánchez, autor de un artículo que incluía los datos personales de Clara -ha fundado recientemente un nuevo periódico, La Tribuna de España-.

En Telecinco llegan a afirmar que publicamos el DNI de Clara, insinuando que somos los autores de la filtración, a pesar de que indicamos explícitamente que el DNI mal pixelado lo filtró la prensa convencional.

También afirman falsamente que Heather Hayer era judía, intentando de este modo, supongo, añadir dramatismo. Porque matar a un judío es más grave que matar a un goy, como indica el Talmud.

El descaro con que mienten es atroz, se saben impunes (y lo son, de momento).

Heather Hayer no era judía. Era una treintañera sin hijos, obesa mórbida, fumadora y follanegros, que murió de un infarto en Charlottesville después de caer al suelo. No murió atropellada, como afirman las Fake News. Su propia madre afirmó frente a las cámaras que “murió al instante, no sufrió, murió enseguida de un ataque al corazón“.

Una terrible pérdida.

Aquí el vídeo del atropello. Heather cae al suelo empujada por otras personas. El coche ni le roza.

No me ha sorprendido en absoluto la alta concentración de Fake News en ambos programas, es el pan de cada día. La mayoría sabe ya que la función de los grandes medios no es informar, sino promover los comportamientos y opiniones que más favorecen a la agenda del Establishment político del momento. En este caso, la UE. Los periodistas, salvo un pequeño porcentaje que puede ganarse la vida de forma independiente, siempre han funcionado como prostitutas del poder.

Para comprender el funcionamiento de la prensa convencional es importante conocer el llamado agenda setting (teoría del establecimiento de la agenda), basado en el principio conocido en psicología como “focusing illusion“, según el cual el ser humano otorga una importancia desmesurada a aquello en lo que centra su atención.

Este principio psicológico es explotado por la prensa para moldear la percepción de “qué es importante” en la opinión pública, elevando temas triviales como pueden ser el asesinato de mujeres a manos de sus parejas -44 en 2017 en un país de 45 millones de habitantes-, las violaciones cometidas por españoles o cualquier otro tema por nimio que sea a la enésima potencia, siempre con el objetivo de proteger e impulsar la agenda política del momento.

En este caso, la agenda es nuestro reemplazo étnico y la ruina familiar.

La prensa convencional odia El Daily Stormer porque somos independientes, y podemos decir la verdad. Y decir la verdad en un mundo dominado por intereses judíos es un acto revolucionario.

Esta web, El Daily Stormer, se opone rotundamente a todas las formas de violencia. Esta ha sido nuestra posición desde el principio, y lo indicamos de forma inequívoca en la columna de la derecha.

Sin embargo, que me oponga a la violencia no significa que no entienda que es algo que forma parte de la vida del ser humano, y que hay causas que la provocan.

Los periodistas han creado una situación, gracias a su comportamiento, que les ha convertido en la clase más odiada de la Tierra.

En España, todos los grandes medios, en bloque, llevan décadas pisoteando y escupiendo sobre todo lo español, mancillando nuestra historia, ultrajando a nuestros héroes, nuestros antepasados, dando la bienvenida a invasores, celebrando nuestro reemplazo étnico, la destrucción de la familia, halagando a traidores, y persiguiendo y difamando a quienes defienden España.

Es su culpa que la gente quiera matarles. Son un atajo de embusteros y criminales, que han conspirado como clase con una élite internacional para destruirnos.

Es natural que, según aumenta la crispación y la sociedad se desintegra en diferentes grupos altamente hostiles entre sí, los periodistas se conviertan en el objetivo de actos violentos con cada vez más frecuencia.

Al fin y al cabo, matar periodistas es algo común en muchos países. En Occidente vivimos una situación excepcional, en la que los periodistas no necesitan temer por su vida. Pero solo es cuestión de tiempo que a alguien se le hinchen las pelotas, y decida tomarse la justicia por su mano.

Yo me opongo a la violencia, pero no voy a fingir que me desagrade la idea de que los periodistas vivan aterrorizados, sabiendo que su traición puede traer consigo consecuencias, en el momento menos esperado.

No es una amenaza, estoy intentando ayudar.

Supongamos por un momento que logran censurar nuestra web. Luego, como consecuencia del slippery slope, caen Alerta Digital, Mediterráneo Digital, La Tribuna de España, Caso Aislado, Rambla Libre, La Gaceta, Forocoches, Burbuja.info, y todos los medios a la derecha de El Diario.

¿Qué se piensan estos imbéciles que ocurrirá después? ¿Creen que desapareceremos por arte de magia? Al contrario. Si persigues a un grupo, refuerzas sus convicciones, lo radicalizas. Con la censura, nos estáis dando la razón: nosotros somos los oprimidos, vosotros sois los opresores.

Los progres no sois rebeldes, sois el puñetero status-quo.

Somos muchos, cada vez más. La única forma de acabar con nosotros, es eliminando las causas que motivaron nuestra aparición en primer lugar: la guerra contra las naciones blancas. Existen muchos tipos de guerra, y las más letales tienen lugar en tiempos de paz.

Han sustituido las bombas con el aborto libre y gratuito. Las balas con el ius soli. Es una guerra despiadada. Cada año, cientos de miles de españoles no nacen como consecuencia de unas políticas sociales y fiscales concebidas para destruir nuestra natalidad. Para solucionarlo, nos ofrecen un reemplazo étnico. Literalmente.

Si esta guerra no cesa, y el Establishment elimina además todas nuestras vías pacíficas de participación en la esfera pública, solo es cuestión de tiempo que la gente comience a decantarse por las vías violentas.

Están destruyendo la vida de muchas personas. Muchos no tienen ya nada que perder. Los periodistas están desempeñando una labor semejante a la de un anestesista, asegurándose de que los españoles nos quedemos de brazos cruzados, mientras nuestros enemigos nos administran la inyección letal.

Están siendo los ejecutores de la agenda de una élite internacional que quiere destruir España, y crear un Nuevo Orden Mundial.

Los españoles estamos siendo arrinconados. Y los progres no saben cuándo parar. Nunca es suficiente. No les basta con destruir el país, necesitan restregártelo por la cara. Y si te quejas, te acusan de delitos de odio.

Es una situación parecida a la de los años 30. Cada vez más gente va a comprender por qué nuestros abuelos se levantaron contra el Frente Popular. Un Gobierno abiertamente marxista y antiespañol, que llegó al poder en unas elecciones fraudulentas -amenazaron con dar un golpe si no ganaban-, y que ordenaba el asesinato de los líderes de la oposición.

Yo invito a los progres a que nos aprieten aún más las tuercas. Cuanta más censura, mejor. Es una situación en la que solo podemos ganar.

La violencia será inevitable. Yo me limpio las manos. Los judíos se lo han buscado.

Comments