The Art of the Deal: Pedro Sánchez acepta los moros de Alemania a cambio de nada

José González
El Daily Stormer
8 agosto, 2018

Ken Sánchez se la ha vuelto a sacar.

Con un talento negociador nato, ha conseguido que Merkel devuelva a España los moros y negros que llegaron a Europa a través de nuestro país. A cambio de nada.

OK Diario:

El Gobierno alemán y el español han cerrado un acuerdo por el cual España aceptará la devolución de inmigrantes que se encuentren en Alemania pero que entraron a la UE por España, según ha informado este miércoles una portavoz del Ministerio de Interior en Berlín.

Se trata de personas que han sido detenidas en la frontera alemana y de cuyas solicitudes de asilo se debe encargar España, ha explicado la portavoz, Eleonore Petermann.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ya anunció su disposición a acoger a estos inmigrantes durante una reunión con la canciller alemana, Angela Merkel, el pasado mes de junio en Bruselas. El acuerdo, según fuentes de Moncloa, permitirá la devolución a España de cerca de un centenar al año.

Según el Gobierno alemán, el acuerdo se alcanzó el pasado 6 de agosto, entrará en vigor el 11 y los inmigrantes afectados serán enviados a España en un plazo de 48 horas.

Además, no prevé contraprestaciones por parte de Alemania, según han reflejado otros medios alemanes, porque España considera que el número de inmigrantes que serán devueltos es muy limitado.

Merkel debe de estar pellizcándose, sin saber si lo que ha ocurrido ha sido real o no. La candidez de Pedrito nos va a salir muy cara a todos los españoles. Ha demostrado frente a la comunidad internacional que es débil. Ahora, como es natural, los buitres harán fila para conseguir también su parte.

Esto va más allá del espectro ideológico. No importa que seas o no progre.

Pedro Sánchez es un cero a la izquierda, y va a pasar a la historia como el peor presidente de España. Que semejante inepto haya alcanzado la presidencia se debe a una circunstancia excepcional -la moción de censura-. En circunstancias normales, nunca habría alcanzado la mayoría necesaria. Eso, a pesar de ser “guapo”, garantía de una buena porción del voto femenino y sidoso.

Es tan incompetente, que no ha comprendido que teniendo solo dos años para gobernar, no puede permitirse hacerlo solo para el espectro progre de la población, si quiere posicionarse como primera fuerza política y formar gobierno sin necesidad de tantos apoyos. En vez de eso, no solo escupe sistemáticamente a la mitad de los españoles, amenazando con remover los huesos de Franco, reuniéndose con Soros en Moncloa, y dando el visto bueno a la invasión. También ha decidido, por alguna razón, tomar medidas muy impopulares, como subir el precio del diésel a los obreros españoles, para financiar la sanidad y las paguitas a los invasores.

El diario marxista 20 minutos publicó hace poco una encuesta que otorga al PSOE un 26% de apoyo. Aun siendo un porcentaje muy bajo -recordad que gobiernan en solitario, y lo llaman democracia, tócate los cojones-, cuesta creer que la intención de voto al PSOE se haya incrementado cuatro puntos respecto a las elecciones de 2016, teniendo en cuenta el cúmulo de decisiones desafortunadas que han tomado hasta ahora. El porcentaje de apoyo real debe rondar seguramente el 22%.

Pedro tiene la oportunidad de lucirse estos dos años, y ganar las próximas elecciones. En lugar de eso, ha decidido que la opción más inteligente es despreciar a media España, pisotear a todos los españoles para mantener a invasores, y destruir el país en nombre del progresismo.

Y yo le doy las gracias. Son solo dos años, al fin y al cabo. Y en estos dos años, muchos españoles van a comprender que votar progre significa más paro, más impuestos, más crimen, menos libertad de expresión, más femimarxismo, más SIDA y fronteras abiertas. Porque el PSOE no es socialista, ni obrero, ni español.

La destrucción de España nos afecta a todos, menos a los superricos: ellos siempre pueden vivir en sus barrios amurallados, con seguridad, sanidad, y educación privada. Los superricos no necesitan países. Los obreros sí. Por eso la ideología progre es una religión de ricos.

Aguantad, españoles. La noche es más oscura justo antes de amanecer. El futuro nos pertenece.

Comments