El vergel multirracial brasileño marca un nuevo récord de homicidios

José González
El Daily Stormer
7 de Agosto, 2018

Brasil es un país diverso y vibrante.

Demográficamente, nos llevan décadas de ventaja. En Europa aún queda mucho para que alcancemos la cuota de negro brasileña.

Aun así, los mugrosos, en vez de emigrar al vergel brasileño, se empeñan en permanecer en Occidente, en sus barrios de mayoría blanca.

Quieren cuota de negro. Pero hoy no. Mañana.

El marrón es para sus hijos. O mejor, para los del vecino, que les jodan. ¿Verdad progres? Mola sentir fluir la dopamina cuando películas y noticieros reafirman tu superioridad moral. La superioridad de empatizar con negros, gitanos, indios y cochinos de granja. Pero no con tu pueblo.

El progre es una criatura egoísta y despreciable. Pero, por encima de todo, cobarde.

El País:

En Brasil no hay declarado ningún conflicto bélico pero se mata a más ciudadanos que en muchos países en guerra. Solo en 2017 se registraron 63.880 homicidios: es decir, 175 personas asesinadas al día a un ritmo de siete por hora, según nuevos datos de la ONG Fórum Brasileño de Seguridad Pública. De estas muertes, que suponen un aumento del 2,9% en comparación con 2016, 4.539 fueron de mujeres y 1.133 formaron parte de casos de violencia doméstica. Las violaciones también subieron un 8,4%: fueron 60.018 en aquellos 12 meses. Todo nuevos récords históricos para el principal país latinoamericano, donde los índices de violencia no han parado de subir en los últimos tres años.

Las razas negroides son más primitivas; no poseen esa capacidad empática, y sobre todo ese idealismo y espíritu de superación necesario para organizar una gran comunidad y crear civilización. Son propiedades que no puedes aprender en la escuela. Uno nace con ellas, o no.

Quien importa negros, importa tercermundismo. Uno puede enseñar a un negro, desde pequeño, a comportarse de forma civilizada. Pero ese negro no va a mantener tu civilización. Porque no es lo mismo crear, que copiar.

Solo los genios crean civilización. No basta con ser muy inteligente; requiere un talento insólito. Muy pocas personas gozan de tal privilegio. Y miles de años de historia nos han enseñado una cosa: todas ellas pertenecen a una misma raza, y a un mismo género.

Lo digo para que comprendáis por qué todos los países de mayoría negra descienden al infierno.

En realidad, la mayor parte del país ha conseguido reducir el número de homicidios: el aumento se concentra en tan solo 12 Estados de los empobrecidos norte y nordeste del país, pero es un repunte tan intenso que acaba disparando las cifras del país entero.

No es ninguna casualidad que las regiones más violentas de Brasil -sobre todo el nordeste- sean las que tienen más negros y mestizos. Son también las más pobres. Y no, no es casualidad.

No existe un solo país o región de mayoría negra que no sea un pozo de mierda. Esto es un hecho objetivo.

El sur de Brasil es de mayoría blanca, sobre todo en las regiones rurales. Nada que ver con el Brasil que conocemos de liveleak. De aquí salen muchas supermodelos.

No son ricos, pero no se matan entre sí ni violan a sus mujeres, como ocurre en las comunidades de mayoría negra y mestiza.

Diversidad y proximidad siempre es garantía de conflicto. Los judíos lo saben. Por eso inundan los países blancos de razas extranjeras en primer lugar, porque así pueden dividir y conquistar a discreción.

Justificar la alta incidencia de asesinatos y violaciones “porque son pobres” es el argumento de la mugre. Sin embargo, existen comunidades blancas en Sudáfrica que son muy pobres, y no se matan y violan entre sí como estos chimpancés.

Los negros disfrutan matándose. Siempre lo han hecho. Es como un juego para ellos, lo llevan en los genes.

Este es un mapa global de la población negroide:

Otro con la tasa global de homicidios:

Los negros siempre traen consigo violencia y pobreza.

Y si no me crees, por lo menos sé coherente, déjanos en paz con tus taras mentales, y emigra al país negro más cercano.

Pero no lo vas a hacer, porque sabes que tengo razón.

¿Qué esperabas?

No hay nada de lo que avergonzarse.

La Tierra gira alrededor del Sol. Los países de mayoría blanca son preferibles a los de mayoría negra, y el holocausto nunca ocurrió, pero debió haber ocurrido.

Quiero que lo repitas en alto.

Luego, coge un lápiz, y lo escribes 88 veces en un cuaderno, o en el folio de la impresora.

Hazlo todos los días. Hasta que deje de ser incómodo (me dirijo a la mugre).

Es una técnica que ayuda a aceptar ideas. Lo explica el psicólogo Robert Cialdini en sus libros sobre técnicas de persuasión.

Échales un vistazo, creo que los tiene traducidos al español. Créeme, te cambiará la vida.

Comments