El progresista cocainómano vendeporros de Albert Rivera quiere ilegalizar la Fundación Francisco Franco.

Fernando Guerra
Daily Stormer
30 julio, 2018

El adalid aseado del centro derecha, del progresismo, del liberalismo y de lo políticamente correcto, se ha mostrado a favor de la ilegalización de la Fundación Francisco Franco para intentar volver a situarse en algún espectro político como de costumbre.

El Diario:

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha mostrado este jueves a favor de ilegalizar la Fundación Franco y “que reciba dinero, ni de coña”, ha declarado en una entrevista en el programa La Cafetera de Radiocable. Sin embargo, ha aclarado que es contrario a todas las asociaciones que estén “en contra de la Constitución Española” y lo haría “extensible” al “apoyo a terroristas”.

La Fundación Franco es una institución privada española, sin ánimo de lucro, creada en 1976​ y cuyos objetivos son difundir la memoria y obra de Francisco Franco. Se dedica básicamente a archivos históricos y a clarificar de vez en cuando la realidad histórica, más que nada en momentos en los que se ven forzados a ello debido a la manipulación histórica de la izmierda.

A prometer y mentir no les gana nadie, como mucho los judíos.

Juan Chicharro es presidente de la Fundación Nacional Francisco Franco y a menudo -aunque siga en el espectro antinazi tan característico de nuestros días- explica alguna que otra cosa decente, como en este caso al Secretario General del Partido Comunista de Madrid, el tonto de Álvaro Aguilera que solo repite falacias.

Ver hasta el 38:00

Alerta Digital:

Además, el líder del partido naranja ha reprochado al presidente del Gobierno, por sus planes para exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos, que no tenga planes “de futuro” más allá de esta iniciativa que su partido apoya. Por esto, Rivera cree que “lo mejor que podía haber hecho Sánchez era convocar elecciones tal y como dijo en su rueda de prensa”.

¿Elecciones dices?

Que no os engañe, Albert Rivera siempre aprovecha para confundir al electorado, no se moja mucho, lo suficiente para decir que apoya la exhumación, al mismo tiempo que aprovecha para sacar tajada criticando al de enfrente por hacerlo, no porque esté mal hacerlo, sino porque “hay otras cosas que hacer” que no es más que decir: “eh, vótame a mi”

Rivera lo hace para ganar votos.

Albert Rivera en un campo de refugiados en Grecia.

Rivera es un extraño y joven político, con un pasado verdaderamente desconocido, típico de los tontos útiles que son necesarios para algún tipo de fin que la mayoría desconoce. La verdad es que su nivel intelectual tampoco es muy alto que digamos.

En un debate televisivo, Albert Rivera citó a Kant como uno de sus principales referentes intelectuales, soltando un aprendido discurso sobre el filósofo prusiano. Todo iba bien hasta que el conductor del debate le pidió que nombrara un título de algún trabajo que hubiera leído de Kant. Rivera demoró su réplica y tuvo que caer rendido ante la evidencia: no había leído nunca a Kant “en un título concreto”.

Albert Rivera es un dirigente político mediocre, un gusano sin moral ni convicciones, un entusiasta del camaleonismo político dependiendo de las circunstancias, alguien que sin demostrar nada en la vida privada pretende ahora redimir al país desde la esfera pública.

Rivera maneja un discurso cargado de rancios tópicos neoliberales. Utiliza nuevas técnicas de comunicación y marketing político que le hacen parecer un político “de centro”, “moderado” y “progresista”. Representa el recambio natural de un Sistema que necesita caras nuevas para continuar su implacable proceso para la devastación moral y la reversión demográfica de Europa.

Y luego tenemos que oír a los progres decir que es un facha de mierda, un nazi falangista, 6 millones de catalans etc…

No preguntes, no intentes razonar con ellos, son progres y comunistas, son lo que el (((sistema))) quiere que sean, pueden ser medianamente inteligentes, pero no lo suficiente como para ser nacionalsocialistas y ver el entramado judío. Su encefalograma es comúnmente plano y para ellos los judíos son buenos, menos los que matan palestinos claro, ya que es tan evidente que les obliga a manifestarse.

Para ellos el comunismo no fue obra judaica, el PP y el PSOE son fascistas y la reina Isabel era nazi 500 años antes de que existiera en nacionalsocialismo.

Meme popular entre los comunistoides. Descripción gráfica de su inteligencia.

Ya sabéis… lo típico… son los reptilianos, los masones, los nazis -que aún están detrás de todo- (madre mía la empanada mental) los capitalistas, los burgueses, los illuminatis. De todo, menos los judíos, decir eso es de nazis reprimidos.

Alerta Digital:

Su invitación a participar en las reuniones del club Bilderberg confirman cuál es el papel del gusano en esta comedia. Sólo la complicidad de los grandes medios de comunicación y de unos periodistas totalmente prostituidos han hecho posible el ascenso político de este personaje.

La poca o nula fiabilidad del personaje se pone una vez más de manifiesto al apoyar la ley socialista que castigaría con hasta dos años de cárcel a quien hable bien de la España de Franco.

Lo de este mierda supera todo lo imaginable. Rivera es un personaje de ficción lleno de trampas y mentiras, más falso que las peleas de los Power Rangers. O que un billete del Monopoly.

Hoy puede defender la fiesta brava y aparecer mañana como un feroz antitaurino. Puede jurar en arameo que no apoyará la candidatura de Pedro Sánchez y mantener a la semana siguiente un incestuoso concubinato con el líder socialista. Puede criticar la inmersión lingüística en Cataluña y defender al mismo tiempo el marco autonómico que la hace posible. En definitiva, puede cambiar de opinión al dictado de quienes lo financian y promocionan.

Rivera es todo un oportunista con tintes progres, contrapone su nula capacidad intelectual a su pose de un político circunspecto, correcto y aseado. Cuando le conviene saca la bandera y cuando no, se mete una rayita o pretende legalizar la marihuana.

Si hay algo cierto es que no te puedes fiar de él, un día es una cosa y al otro otra. El muchacho es toda una caja de sorpresas.

Casi pero no, dijo que era judío en una especie de metáfora para continuar apuntalando el mito del holocausto y la persecución irracional e injustificada de los judíos por parte de los alemanes que hasta el más tonto de los comunistas ya te sabe decir casi por que era.

Desde luego si hay alguien al que NO hay que votar, ese sería a Albert Rivera.

Ahora mismo necesitamos otra cosa, no más pusilánimes anoloflojos capitalistas sin huevos.

Comments