Argentina: músico judío promueve la destrucción del pueblo argentino

Manuel Carlés
El Daily Stormer
15 julio, 2018

El judío Daniel Barenboim expuso uno de los comportamientos típicos de un ente parásito: destruir sigilosamente al huésped.

Diario Clarín:

(…) me gustaría preguntarle qué opina del asedio que por estos días recibe Angela Merkel, sin duda una de las personas que más lo ha apoyado a usted en sus emprendimientos. Sus decisiones acerca de la inmigración son duramente criticadas. ¿Qué sucederá?
El problema de la inmigración es muy grave, y no sólo para Alemania sino para toda Europa. Y yo no tengo una solución milagrosa. Lo único que puedo decir es que hay que resolverlo, y hay que hacerlo sobre una base europea. También quiero decirle que, luego de resolver esta coyuntura, la Unión Europea y todos los países que forman Europa tienen que ayudar a crear una mejor situación, sobre todo en Africa del Norte, porque se ha dejado a toda esa población sola, sin ningún tipo de apoyo y sin educación. Creo que el gran problema que tenemos es que los políticos de hoy en día no entienden el valor y la fuerza de la buena educación. Estoy convencido de que es eso lo que sucede. Entonces, claro, llega gente que no está educada y que no tiene idea de nada. Hay que resolver esto y con urgencia.

¿Alguien se sorprende? Angela Merkel apoyando otros emprendimientos judíos, además del genocidio blanco.

Dice que el problema de la inmigración “es muy grave” pero… ¿de dónde salió ese problema?

Esto es lo que hacen los judíos. Generan problemas, se quejan de que no los estás arreglando de la forma que ellos quieren, y hacen todo lo posible para que adoptes su solución. Necesitan que adoptes sus soluciones porque esas soluciones son escalones en sus planes, y si no subís esas escaleras, nunca vas a llegar a una altura suficiente como para que la caída te mate. Nunca lo olvides: tu muerte es su objetivo. En su mundo ideal, aquel que buscan conseguir, no hay pueblo ni gente que pueda hacerles frente.

Es por eso que buscan eliminar a los blancos. Es por eso que buscan la destrucción de Europa. Representamos una amenaza porque pensamos, creamos, y desafiamos. Y nos temen. Nos temen tanto que crearon un aparato de ingeniería social tan omnipresente e insaciable que nos resulta dificil notar que esta ahí. Infecta medios, películas, literatura, educación, y todo lo que se te ocurra. Todo.

Todo para evitar una confrontación directa, esa es la forma del judío. Esa es la forma del parásito.

¿Por qué debería importarle a los europeos lo que sucede en África? ¿Ya nos olvidamos que los gobiernos existen para servir a su gente, y no al revés? Europa tiene sus propios desafíos por superar y problemas por resolver, y lo que piden es que los blancos sacrifiquen sus intereses por el beneficio de los negros.

La pregunta que nadie hace en voz alta es ¿qué ganamos nosotros? y la respuesta es peor que ¡NADA! porque no solo no ganamos nada nuevo sino que también perdemos lo que ya tenemos.

Una relación actual entre Europa y África que beneficie a ambas partes en forma pareja es imposible. Los negros tienen la imposibilidad biológica de colaborar con la civilización. Es suficiente con observarlos. No tratan de integrarse, tratan de aprovechar lo más que puedan de este regalo Europeo sin devolver nada ni agradecer, y en el camino, destruyen todo para los demás y te escupen en la cara culpándote de todos sus problemas después de haber violado a tus mujeres. Los negros nivelan hacia abajo.


Dijo (((Daniel))) que esto me da más derechos que a usted

-En su momento usted había hablado con el presidente Mauricio Macri sobre la posibilidad de que la Argentina recibiera 3.000 inmigrantes sirios. ¿Sabe en qué situación está actualmente ese asunto?
-Habría que preguntarle al presidente. Cuando hablé con él, lo que quedó bien claro es que no podían ingresar más que ese número de inmigrantes. Lo que sucedió luego es que la conversación continuó entre el gobierno argentino y el gobierno alemán. Según tengo entendido, el gobierno alemán tenía problemas para concretar esa ayuda. Las cosas se complicaron, pero no creo que tengamos que encontrar un culpable por este asunto entre nuestros funcionarios. Creo más bien que, como suele suceder, es muy sencillo resolver las cuestiones sobre el papel, pero al intentar hacerlas efectivas, surgen problemas que nunca imaginamos.

¿Inmigrantes? ¿No eran refugiados?

La diferencia es importante. Un refugiado no cruza el océano si puede encontrar un lugar seguro sin hacerlo, y cerca de Siria hay muchos lugares seguros. Nunca fueron refugiados. Alguien que cruza varios países que no están en guerrra hasta encontrar uno que le gusta para declararse refugiado, no es un refugiado. Siempre fueron, en el mejor de los casos, inmigrantes económicos, y en el peor, conquistadores musulmanes y terroristas.

¿Por qué habría que recibir y mantener inmigrantes que no benefician en nada al país? Al final, sí, ya nos olvidamos que los gobiernos deberían servir a su gente primero y no a extranjeros.

-Ya que me he metido en el tema de la inmigración, no quiero desaprovechar la oportunidad de preguntarle qué piensa sobre las decisiones de Trump.
-No creo que haya nada que pensar sobre eso. Lo que veo es que la situación del mundo no está bien, que todo apunta hacia el conflicto. Tenemos el conflicto entre Israel y Palestina, del que la gente ya parece haberse olvidado. Es todo difícil. Me hace recordar lo que dijo el gran filósofo italiano Antonio Gramsci cuando le preguntaron si era optimista o pesimista.

Supongo que hablará de la masacre que sus colegas judíos están realizando en Palestina, siempre olvidan mencionar eso.
“El conflicto” entre esos dos países es, en realidad, una matanza.

Pero no sólo eso, sino que el circunciso director de orquestas se ha referido a Antonio Gramsci como “gran filósofo”…
Sí, Antonio Gramsci, el “italiano” que es responsable del repugnante y destructivo Marxismo Cultural, y Barenboim quiere hacerlo pasar por inocente…

Si busca leer más acerca del degenerado Gramsci, entre aquí

Reunión de eminencias del marxismo cultural

-Quería hacerle una pregunta sobre un tema que hoy resulta muy delicado: el feminismo, las reivindicaciones de las mujeres. ¿Qué piensa del movimiento MeToo? ¿Cómo lo afecta en el funcionamiento de las orquestas y en su propia vida?
-Creo que en la música nunca hubo problemas con las mujeres. Ahí reinan las mujeres. Hay grandes figuras, y la Argentina tiene a una de ellas, nada menos que Martha Argerich. Las mujeres no han tenido problema en ocupar su lugar como grandes intérpretes. Es cierto que todavía hay pocas directoras, por lo menos muy conocidas, pero ya empiezan a aparecer. La Staatskapelle va a cumplir 400 años, y cuando asumí el cargo de director ya tenía muchísimas mujeres. Claro que hubo orquestas que fueron clubes privados de hombres.

Nótese el detalle fundamental: La respuesta del judío Barenboim no tiene absolutamente nada de relación con la pregunta que se le había formulado.
Si lo ha pasado por alto, simplemente relea la pregunta y respuesta.

Los judíos son expertos en hablar sin decir y en decir sin hacer. ¿Feminismo en Israel? No. ¿Multiculturalismo en Israel? No.

¿Fronteras abiertas en Israel?

 

Comments