Rusia podría acoger 15.000 campesinos blancos que huyen del multiculturalismo enriquecedor en Sudáfrica

Fernando Guerra
El Daily Stormer
14 julio, 2018

Pese a la propaganda judía sobre las bondades del multiculturalismo, la realidad que tienen que vivir algunas personas que viven cerca de monos subhumanos salvajes que son mayoría es muy distinta. 15.000 nazi-fascistas blancos campesinos han sido invitados a la Rusia del homófobo Vladimir Putin para que huyan del infierno racial que es Sudáfrica.

La Tribuna de Cartagena:

A medida que se intensifican los ataques violentos y las amenazas de muerte contra los granjeros blancos en Sudáfrica, descendientes en su mayoría de holandeses y alemanes, estos están buscando refugio fuera del país.

Paradójicamente, los grajeros blancos sudafricanos no quieren emigrar a Holanda o Alemania, tierra de sus ancestros, sino a Rusia, nación que les merece infinitas más garantías que los países de la Europa occidental.

Según Russia Today, alrededor de 15.000 campesinos sudafricanos blancos tienen la intención de abandonar el país y establecerse en Rusia tras la invitación del presidente del gobierno.  Solo en el período de 2016-2017 se produjeron 638 ataques contra blancos y 74 asesinatos. Esto son casos aislados también, todo infundado por los nazis de algún lado en no sé qué país para no sé qué propósito totalitario porque todos somos iguales y los negritos pobrecitos también.

La Tribuna de Cartagena:

El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, en el poder desde el pasado 15 de febrero, ha iniciado una campaña de “reordenación de la riqueza” que no oculta políticas abiertamente hostiles al derecho a la tierra de la población blanca, tal y como ocurriera años atrás en el vecino Zimbabue, bajo el gobierno del sectario Robert Mugabe, entre los años 1999 y 2000. Agrupaciones de derechos humanos de Johannesburgo no han dudado en calificar a  Ramaphosa de entregarse a planes abiertamente “racistas”.

Si hay algún despistado, recordar que Sudáfrica era un hervidero de mierda, jabalinas, leones cazando negros y lianas hasta que llego el hombre blanco, posteriormente tras la guerra, los juden y su brazo ideológico, el comunismo, empezaron a hacer propaganda en la cabeza de los trozos de carne negros con patas para enfrentarlos a los blancos, evidentemente los negros  -como animales que son- obedecieron y empezaron a masacrar a la población blanca. Esto es conocido como el genocidio boer.

Así es como tienen que ir los turistas por el país sudafricano por miedo ser asesinados, ya que son blancos como los Boers, imaginaros el nivel que hay en el país.

La población blanca en Sudáfrica tenía prácticamente el control del gobierno y de la mayoría de las granjas gracias a su genética europea, no hay mucha competencia cuando el otro grupo es un montón de negros saltando y escupiendo por las calles con palos en la mano. Incluso actualmente los blancos siguen manteniendo literalmente el país economicamente. Al final, Sudáfrica se convertirá sin blancos en otro estercolero de negros más, tiempo al tiempo.

Actualmente, los granjeros blancos, aunque son una minoría en Sudáfrica, poseen el 72% de las granjas del país, que en breve les serán arrebatadas ante el silencio de los juden y sus filiales tipo ONU. Pero los granjeros que emigrarán a Rusia, a diferencia de los seres que se hacen pasar por humanos que llegan a Europa occidental en patera, no llegarán a Rusia con una mano delante y otra detrás, sino que cada familia “boer” contribuirá con hasta 100.000 dólares para alquilar o comprar tierras fértiles.

La Tribuna de Cartagena:

El hecho de que Rusia posea alrededor de 43 millones de hectáreas de tierras de cultivo no utilizadas, forzó al Kremlin a establecer un plan de entrega gratuita de tierras a los ciudadanos rusos que lo pidiesen. Iniciado en 2014, dicho programa ha constituido un éxito rotundo, y más teniendo en cuenta el boicot económico antirruso lanzado por Barack Obama —y continuado por Donald Trump— y la consiguiente respuesta de Moscú de responder con embargos a productos agrícolas occidentales.

Por suerte, la sangre aria es eterna y se organiza. Existe en el país africano un grupo político y paramilitar conocido como el Movimiento de Resistencia Afrikáner, fundado en 1973 por Eugène Terre’Blanche, quien fue su líder hasta su muerte en 2010.

Esta gente está comprometida con la restauración de una república independiente para el pueblo blanco afrikáner, el Boerstaat, al margen de Sudáfrica. Debido a la persecución contra los blancos, este héroe se hecho al monte -como popularmente se dice en España- y empezó a entrenar a jóvenes para matar a los negros y defender a sus hijos.

El documental es toda una delicia, duro, pero es lo que hay. Nosotros algún día en Europa también tendremos que echarnos al monte.

Comments