Está bien, está bien, pero ¿por qué hay mujeres en el ejército?

Luis Castillo
El Daily Stormer
3 julio, 2018

Por favor, que alguien me explique esto.

Están ahí para que los soldados tengan sexo con ellas, y no tengan que salir del campamento y pegarse enfermedades con prostitutas, ¿verdad?

¿Algo así como lo que los japoneses supuestamente hizo con todas esas mujeres coreanas?

En realidad no esperas que luchen en una guerra, ¿verdad? Ya pues. Olvidemos por un momento que están físicamente débiles. Son psicológicamente débiles.

La guerra prolongada ha rota las mentes de bastantes hombres fuertes.

Pero, si olvidamos toda teoría y observamos las pruebas, muéstrenme alguna guerra, alguna vez, en la historia, donde las mujeres hayan sido tan útiles como los hombres. Este es un lujo que solo está permitido porque estamos en paz.

Una buena GUERRA TOTAL resolvería muchos problemas en la sociedad, en realidad, y esto ni siquiera es muy importante en la lista.

Pero, es gracioso.

Siempre hay eso.

El País:

¿Cuánto tiempo debe esperar la víctima de un delito para cobrar la indemnización que le corresponde en ejecución de una sentencia firme? La ley no fija un plazo tasado, pero es seguro que al legislador no se le pasó por la cabeza que pudiera demorarse 24 años. Ese es el tiempo que el teniente de navío Antonio del Real Pasquín ha solicitado al Tribunal Militar Territorial Segundo para hacer frente al pago de 57.899,60 euros. Lo que el oficial pretende es satisfacer en módicos plazos de 200 euros mensuales la indemnización civil que corresponde a O. C. S., una marinera que fue víctima de agresión sexual durante la Nochevieja de 2012 en el destacamento de la isla de Alborán.

¿La prostituta más cara del mundo? He visto a tipos árabes comprar vírgenes por más, pero … quiero decir, vamos. Si ella está en la marina, para ser rodeada en un bote por un grupo de jóvenes musculosos, agresivos y con alta testosterona, es por una razón, y solo por una razón. Esa razón no es para preservar su virginidad.

La sentencia considera probado que el oficial, que era el jefe del destacamento, “agarró a la marinera para inmovilizarla, se colocó a horcajadas encima de ella, la besuqueó, le introdujo la mano por debajo de la ropa para llegar a tocarle el vientre, cerca de sus genitales y el pecho, todo ello con expresa negativa de la víctima, como ha quedado demostrado, pues el agresor utilizó la violencia para conseguir su satisfacción sexual”. El tribunal dio plena credibilidad a la declaración de la marinera y subrayó que los testigos dijeron “haberla visto humillada, violentada, nerviosa y en estado de shock.

Guau, todo ese dinero, y ella ni siquiera entregó la mercancía.

Humillar a las mujeres que piensan que pueden hacer cosas que solo los hombres pueden hacer proporciona cierto tipo de satisfacción, pero no es exactamente la satisfacción sexual.

Si esto es suficiente para dejarla en estado de shock, imagine cómo reaccionaría si las cosas comenzaran a explotar en todas partes, y las personas con las que había entrenado y comido durante meses o años repentinamente comenzaron a morir horribles, sangrientas muertes, gritando en pánico.

Es decir, la guerra.

Pese a reconocer que la conducta del oficial era especialmente grave “en el ámbito militar, donde cualquier hecho de esta naturaleza es conocido por innumerables personas, sufriéndose así una especie de humillación multiplicada”, y que, tras “haber sufrido vejaciones por parte de su jefe directo”, la marinera, destinada en la cocina, “debía encontrarse con él todos los días, prepararle la comida y servírsela”,

Por lo menos le hizo algo útil.

el tribunal solo le impuso una pena de dos años, siete meses y 15 días de prisión, que no suponía su expulsión de las Fuerzas Armadas, pues le aplicó la eximente incompleta de trastorno mental transitorio.

Además, le condenó a pagar a su víctima 57.899,60 euros, en concepto de responsabilidad civil en compensación por los 190 días que tardaron en curar las lesiones que sufrió y como reparación por los daños morales.

190 días para recuperar de estar “besuqueada” y que la tocaron su vientre.

Una mujer lista para la guerra.

El oficial, ya retirado, ha alegado que sus ingresos mensuales ascienden a 2.143,57 euros, con los que tiene que afrontar el pago de una hipoteca, un préstamo para financiar un vehículo y una pensión alimenticia para sus dos hijos menores (está divorciado) de 600 euros en total, entre otros gastos, lo que “le hace tremendamente difícil abonar en un solo pago la cantidad que se le reclama sin llegar a desatender a su familia”.

Al menos la mujer que se divorció de él pudo haber traído a un hijo suyo al mundo, antes de convertirlo en un parásito en su capacidad de ganancia.

Mejor que pagarle a los usureros judíos por su casa.

Las matemáticas de esta imagen harán que quieras poner a los judíos en las cámaras de gas más que cualquier cosa que pueda escribir sobre el comportamiento de las mujeres. Tomas dinero de diez personas, sabes que no querrán recuperarlo todo de una vez, así que prestas el 90% de ese dinero a más personas, para recaudar intereses de ellos.

Los banqueros son las personas más ricas del mundo y no producen bienes ni servicios útiles.

Por ello, ha pedido al tribunal “el pago fraccionado de la responsabilidad civil”, con una cuota de 200 euros mensuales; por lo que no completaría el abono de la indemnización hasta 2042, sin contar intereses.

Una segunda esposa, en el fondo.

El abogado de la marinera, Mariano Casado, se ha opuesto a esta pretensión, argumentando que, antes de planteársela siquiera, el tribunal debería proceder a la “averiguación de rentas, bienes y patrimonio” del condenado, incluidos los saldos de sus cuentas, subsidios, pensiones, bienes de su propiedad, régimen económico del matrimonio y cualquier otra información relativa a su patrimonio, impidiendo cualquier ocultamiento fraudulento del mismo. Acceder al pago fraccionado de la responsabilidad civil no solo supondría dilatar durante casi un cuarto de siglo su ejecución sino también alargar el sufrimiento de la víctima y su reparación, añade.

Realmente no tengo en mí, en este momento, un largo ensayo sobre la destrucción cruel y caprichosa de la vida de un tipo por dañar los sentimientos de una zorra creída.

Como consejo personal para mis lectores, las mujeres no merecen su tiempo.

Nunca debes casarte legalmente con una, te expone a riesgo y no te conviene de ninguna forma.

Necesitas tener hijos, nuestra gente no está teniendo suficiente, pero cuando tienes hijos con una mujer, asegúrate de estar siempre en una posición en la que no le convenga separarse de ti.

No tengas tanto miedo de perder a tus hijos, que no te atreves a tenerlos. Los humanos son resistentes. No tuve una infancia perfecta, la mayoría de los niños de mi generación no la tenía, pero estoy agradecido a Dios por cada día de vida que me concede. Me encanta me vida. No esperas traer hijos a un mundo perfecto – tus hijos tendrán sus propias batallas en que luchar, y eso es la grandeza de vivir.

Solo que nunca debes dejar tu dinero a una mujer. Nunca pagues a una mujer por ser infiel.

Tendrás que ver cómo hacerlo. Siempre esconda tu dinero de antemano, estés dispuesto a abandonar el país, lo que sea. Te lo ruego, no alimentes esta enfermedad social con tu dinero.

En cuanto de la vida arruinada de este hombre, y la sed que tiene El País para su sangre…

Pronto veremos un mundo que necesita soldados.

Estoy seguro de que este tipo tenía compañeros en la armada, hombres fuertes, valientes y de buen carácter.

Con todo esto, solo nos han regalado más soldados que comprenden nuestra lucha.

Comments