¿BASED INDIOS? México: comunidades indígenas bloquean calles para impedir la votación, rechazando la (((democracia))) en absoluto

Luis Castillo
El Daily Stormer
1 julio, 2018

Bueno, esto si es un asunto difícil.

Hay momentos en la vida de cada hombre, en que debe tomar una decisión difícil.

¿Debería pasar toda mi vida trabajando como una hormiga en una colmena de oficinas, acumulando billetes del banco central para financiar una vida de placeres físicos que son menos gratificantes con cada nuevo día, o debería sacrificar mi vida a lo divino, y por extensión, la lucha para salvar a nuestro pueblo?

Esta es una decisión fácil.

A los nueve años de edad, ya estaba cansado del mundo físico, desencantado con el torrente caótico de información sensorial sin significado, y no estaba dispuesto a vivir para el elogio de una sociedad que ya consideraba indigna de juzgarme.

Quizá fuí un pequeño coño arrogante, pero bueno.

Puedes creer en los demás, y convertirte en un instrumento de su voluntad, o puedes creer en ti mismo e imponer tu voluntad al mundo.

Olvida todo a lo que te aferras, y recuerda que pase lo que pase, un día morirás, y no tendrás nada, y es una ilusión pensar que algún momento tuviste algo.

Antes de llegar a la pubertad, yo ya estaba aterrorizado de que el infierno fuera real, que yo ya estaba allí, y que lo había vivido mil veces y lo iba a vivir mil veces más, a menos que pudiera despertar de algún modo de este sueño, pero no pude, y todavía no puedo.

¿Cómo podría pasar de eso a una vida de servicio al placer, seguridad y estatus social?

Tantas personas han muerto, ¿por qué significaría algo para mí convertirme en uno más?

Este malvado sistema no ofrece nada a sus sirvientes más que placer y temor.

Tenemos la verdad, la belleza y la esperanza de nuestro lado, y cuando un hombre suelta todo lo que no necesita, esas son las únicas necesidades que no puede dejar ir.

La voluntad de la naturaleza se impondrá, y ​​todo lo demás es solo polvo y detalles.

Estoy completamente insatisfecho con mi capacidad para abarcar adecuadamente este tema, es realmente el tema más amplio de todos. Pero, en resumen, no hay nada atractiva en hacer algo normal con mi tiempo, y decidir hacer lo que hago aquí con las horas de mi existencia era fácil.

Pero, ahora, con el asunto de México, tuve que pasar un largo tiempo mirando el espejo, para resolver una pregunta verdaderamente difícil.

¿Qué detesto más? ¿Los indios, o la democracia?

Reuters:

NAHUATZEN, México (Reuters) – Los votantes mexicanos acudirán a las urnas el domingo para elegir a un nuevo presidente, pero muchos indígenas amenazan con impedir la votación en sus comunidades en protesta por un sistema político que aseguran los tiene en el olvido.

Mientras las encuestas proyectan que el país está a punto de ser gobernado por su primer presidente izquierdista antisistema en la historia moderna, Andres Manuel López Obrador, la perspectiva del cambio no ha logrado resonar entre los habitantes de pequeñas comunidades enclavadas en el paisaje boscoso del suroeste del estado de Michoacán.

López es tan antisistema, que hace que Linkin Park suena auténtico.

No hagas clic en este video a menos que quieras sufrir.

Residentes locales han destruido la propaganda electoral en la zona y establecido bloqueos para evitar la llegada de las boletas. Autoridades han calificado de “inviable” la votación en 16 localidades cercanas y no es probable que se arriesguen a una confrontación para intentar forzar los comicios.

Entre las zonas en conflicto se encuentra la empobrecida comunidad de Nahuatzen, donde indígenas purépechas cultivan aguacate y se ganan la vida en pequeñas parcelas. El jueves, decenas de hombres bloquearon la entrada a la ciudad con un tronco en medio de la carretera.

“Los políticos no han hecho nada más que enriquecerse ellos mismos, y dejar en el olvido o en la marginación a la comunidad”, comentó Antonio Arriola, quien forma parte de un concejo indígena creado recientemente y que ha solicitado al Gobierno mexicano la autonomía.

Gente que denuncia la inutilidad de cada opción demócrata disponible y la corrupción fundamental del sistema mismo, y le dice al gobierno que se joda a sí mismo en lugar de permitirle profanar a su pueblo con la humillación ritual de una elección democrática.

Pero son indios.

El primer paso para tener una crisis existencial, es reconocer que estés teniendo uno.

Después de que el viernes se corrió la voz de que líderes de los partidos locales podrían intentar entregar las boletas electorales en sus autos personales, los indígenas amenazaron con usar palas mecánicas para cavar una trinchera y fortalecer su bloqueo.

“Fuck Democracy.”

Arriola y otros líderes locales reconocen a regañadientes algo en común con el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, quien comenzó su carrera en la política hace décadas abogando por las comunidades indígenas.

Pero Arriola dijo que los purépechas han aprendido de la peor manera a no cifrar sus esperanzas en promesas de políticos, incluso en aquellos que parecen tener buenas intenciones.

“Nuestra infraestructura en cuestión de calles, en cuestión de educación, de salud, está con un atraso de más de 40 años”, comentó.

Nahuatzen forma parte de un creciente movimiento entre las comunidades indígenas de México que buscan autonomía y le dan la espalda a las elecciones generales.

¿Por qué estos jodidos indios son las únicas personas con el sentido común para rechazar esta repugnante mentira?

Cuanto más pienso en esto, más quiero entrar en una furia de gritos ciegos.

La disidencia se encendió hace seis años durante la última elección presidencial, cuando una sola jurisdicción, el municipio de Cherán, adyacente a Nahuatzen, optó por no votar. Este año, el boicot se extendió a seis municipios más.

La agitación también se extiende hacia el sur del país, en varias comunidades indígenas de los estados de Chiapas y Guerrero, donde sus líderes también han amenazado con impedir las elecciones del domingo.

Las crecientes quejas de los indígenas parecen reflejar una inquietud más amplia en el país, donde la corrupción política generalizada, la violencia relacionada con los cárteles de las drogas y la profunda pobreza han alimentado el descontento.

El apoyo a la democracia en México cayó desde poco más del 70 por ciento en 2004 a poco menos de la mitad el año pasado, según datos del Proyecto de Opinión Pública de América Latina.

Bueno, supongo que finalmente podemos sentirnos bien con esto. Estoy claramente ENFURECIDO de que este acto heroico de repudio a la democracia como concepto proviene de estos indios, y no de nosotros.

Se necesita una cierta cantidad de inteligencia y perdición moral para creer en el polvo mágico del vudú de mierda, como esta institución de la democracia que está en el proceso de exterminarnos, y parece que estos indios ya tienen su propio vudú en que creer, y no tienen tiempo para el vudú judío que está gobernando a nosotros.

En última instancia, estos últimos datos significan que más del 20% del público ha abandonado su fe en el ídolo falso de la democracia en los últimos 14 años.

Este es solo un detalle que manifiesta la realidad metafísica que no pude abordar de manera adecuada anteriormente en este artículo.

Sus horas son contadas, judíos.

Estamos hartos de sus smartphones, estamos hartos de follar las putas inútiles en las que nuestras mujeres se han convertido. Estamos hartos ​​de la riqueza decadente, estamos hartos de la seguridad personal, estamos hartos de la comodidad de este mundo de mierda sin sentido.

Me han ofrecido todo lo que tienen para darme y ni siquiera lo quiero, me aburre, me da asco, pues que se vayan a la mierda. Dedicaré mi vida a destruirlos, y si primero me destruyen, ni siquiera me importa.

Habrán más de lo que puedan contar detrás de mí.

Estos indios son solo un grupo radical que representa una tendencia más amplia que se apodera de la sociedad mexicana. No estoy seguro de si debería decir “estos indios pueden irse a la mierda” o “viva la raza”.

De alguna manera siento … en ambos sentidos.

Esto puede ser más difícil de expresar que la otra cosa.

¡Viva la raza!- pero ojalá que exterminamos estos salvajes lo antes posible, y las calles las bloqueamos nosotros- y López Obrador me puede mamar la verga.

La fe en este sistema oculto de autodestrucción se está desmoronando. Están luchando contra una ley que es tan cierta como la gravedad, y tarde yo temprano, se caerán.

El futuro nos pertenece.

Comments