Detenido hombre marroquí por violación y asesinato de activista proinmigración

Luis Castillo
El Daily Stormer
23 junio, 2018

Todas las otras publicaciones corteses estaban haciendo pequeñas bromas sobre este caso, o simplemente se enfocan en el hombre marroquí y qué tan grande pensó que era que podrías vivir en la Unión Europea sin trabajar, etc, y lo malo que es violar y asesinar, womp womp.

Esto es básicamente un suicidio asistido. No siento un impulso particular para ser un caballero blanco para esta chica alemana muerta, o incluso ser como ‘oh, estos extranjeros están violando mujeres blancas, la muerte de musulmanes, etc.’

Apostó a tener acceso sexual a excitantes y masculinos hombres invasores, y obtuvo un poco más de lo que había apostado.

La Gaceta:

La activista alemana en favor de los inmigrantes Sophia Lösche fue hallada muerta cerca de la gasolinera de Egino, en el término municipal de Asparrena, en Álava. Su familia había denunciado su desaparición hace una semana desde que se subió a un camión con matrícula marroquí en Schkeuditz, en la zona Este de Alemania.

El objetivo de la joven era llegar a su ciudad natal, Amberg, situada a unos 260 kilómetros al Sur. Lösche utilizaba habitualmente este medio de transporte, una opción frecuente entre los jóvenes universitarios alemanes.

La Guardia Civil arrestó este martes en Jaén al conductor del vehículo, que se dirigía al estrecho de Gibraltar con la intención de tomar un ferry y desembarcar en Marruecos. El miércoles pasó a disposición del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional. Durante los interrogatorios, el marroquí confesó la localización del cadáver que presentaba “claros síntomas de violencia”, tal y como relatan fuentes cercanas al caso a ‘El Correo’. El camionero habría intentado quemar en cadáver para eliminar cualquier rastro.

Lösche vivía la política con pasión. Era presidenta de las juventudes del SPD (partido socialdemócrata) en Bamberg y desde el estallido de la crisis migratorio había colaborado con una ONG en la isla griega de Lesbos.

Sus familiares tardaron 24 horas en denunciar su desaparición. Tras interrogar a numerosos testigos y comprobar las cámara de seguridad, la Policía alemana apuntó al camionero. Se emitió una orden de captura internacional, pero no tuvo reparos en atravesar Francia y España sin ninguna dificultad.

La investigación, bajo secreto de sumario por orden del Juzgado de Instrucción número 3 de Vitoria, deberá determinar si cuando se detuvo cerca de la estación de Egino, Lösche todavía estaba viva. El rastro desaparece el jueves 14 pocos minutos después de subirse al camión.

Sinceramente, ni siquiera estoy seguro si puedo culpar al marroquí de haber hecho algo mal.

¿Es moral ayudar a las personas suicidarse?

Probablemente no. Pero, sinceramente, el suicidio asistido, si bien debe ser un crimen, no me parece un delito grave comparable con el homicidio. Si alguien realmente quiere morir, en última instancia es su responsabilidad. Aunque supongo que, en última instancia, es la responsabilidad individual de las personas que mueren a causa de la adicción a los opiáceos, porque en la mayoría de los casos deciden convertirse en adictos, pero sigue siendo ilegal venderles drogas, y debe ser.

Lo que hizo este marroquí está en algún lugar entre el suicidio asistido y el tráfico de drogas.

Solo estaba empoderando la voluntad autodestructiva de otra persona. Ella consintió. Echarle la culpa no va a la raíz del problema, es una excusa barata que hacen las plataformas de “nacionalismo lite” para no tener que enfrentar el trasfondo morboso de este asunto.

Hasta el hermano de la suicida aprovechó la oportunidad para comunicar que “en ninguna circunstancia hubiera querido que una agitación racista sucede por su causa, lo que ya ha sucedido en algunos casos”, y otro amiga para decir “lo que sea que haya sucedido a ella, definidamente no es el resultado de la diferencia aparente en culturas”.

En el fondo, todo su entorno social demuestra su aprobación de su suicidio.

Imagina el sufrimiento que debe vivir un hermano, las torturas que vivirán cuando duerme en la noche y el conocimiento lo atormenta en sus sueños.

Esta no es una oportunidad para quejarse de violentos violadores extranjeros. Literalmente hay oportunidades para hacer eso día por medio, ya que están constantemente atacando, violando y asesinando a mujeres que no han dado su consentimiento implícito a su destrucción, como ha hecho esta mujer.

Es una oportunidad para reflexionar sobre una sociedad que enseña un patrón de comportamiento suicida en las jóvenes mujeres impresionantes, y luego celebra la realización de su suicidio, defendiendo su premisa ideológica.

‘S’ para escupir sobre su tumba.

 

Comments