Italia rechaza recibir un barco de negros, los deja flotando en altamar

Luis Castillo
El Daily Stormer
11 junio, 2018

Si no fuera por las buenas noticias que salen de Italia y Grecia, creo que la cantidad de noticias que leo me haría caer en una depresión alcohólica.

Imagínense lo que debe haber sido, leer muchas noticias en un período menos terrible de la historia, como antes de 2001. Me hubiera encantado leer noticias tecnológicas en 1989, cuando el futuro era Internet y los autos voladores. Todavía no imaginábamos que el futuro solo iba a ser de negros infinitos.

Sin embargo, no tenía por qué ser así. Salvini recuerda. Recuerda a Italia antes de que los judíos de las ONG enviaran a los negros que huían de las guerras de los judíos.

Parece un buen hombre, Salvini.

Si miras el video, parece estar ansioso por las circunstancias en las que se encuentra. Creo que es una buena señal. Parece que está muy consciente de que está afectando las cosas a una escala mucho más grande que él mismo como individuo.

Esto es mejor que la personalidad megalomaníaca y sociópata de los administradores desalmados típicos, como Macron, de los que parecen 100% cómodos en una posición de poder, porque en sus propias mentes, ellos como individuos son más grandes que un país.

Creo … Creo que podríamos sobrevivir a esto, muchachos.

Creo que podríamos estar bien.

La Nación:

ROMA. Matteo Salvini, flamante ministro del Interior italiano, líder de la xenófoba Liga, rechazó ayer recibir en ningún puerto italiano a una nave de bandera de Gibraltar con 629 inmigrantes a bordo, que al cierre de esta edición, después de dirigirse a la República de Malta, se encontraba todavía en alta mar.

En una jornada convulsa, el Ministerio del Interior italiano les pidió a las autoridades maltesas que la nave Aquarius atracara en el puerto de La Valletta, “el más seguro”. Pero Malta se negó, aduciendo que, como el salvataje de desesperados africanos había ocurrido en aguas de Libia y había sido coordinado por el centro de emergencias de Roma, no tenía competencia.

En un duro enfrentamiento entre Italia y Malta, pero también en un primer desafío concreto del nuevo gobierno populista italiano a la Unión Europea (UE), al cabo de una jornada de tensión el primer ministro, Giuseppe Conte, ordenó el envío de dos patrulleros con médicos a bordo listos para intervenir “para garantizar la salud de todos los ocupantes del Aquarius”.

Pero no fue suficiente. El primer ministro maltés, Joseph Muscat, no ocultó su ira: “Estamos preocupados por la dirección tomada por las autoridades italianas sobre el Aquarius. Están yendo en forma manifiesta en contra de las leyes internacionales”.

Salvini, que durante la campaña electoral prometió frenar “la invasión” de inmigrantes y expulsar a medio millón de ilegales, reivindicó por Facebook su decisión sin precedente. “En el Mediterráneo hay naves con bandera de Holanda, España, Gibraltar y Gran Bretaña; hay ONG alemanas y españolas; está Malta, que no recibe a nadie; está Francia, que rechaza en sus fronteras; está España, que defiende sus límites con las armas; en fin, toda Europa, que piensa en sus intereses”, explicó. “Desde hoy también Italia empieza a decirle NO al tráfico de seres humanos, NO al comercio de la inmigración clandestina. Mi objetivo es garantizar una vida serena a estos ragazzi(muchachos) en África y a nuestros hijos en Italia”, agregó.

Obviamente, esto es algo tonto de leer. Se queja de que Malta no se lleve a estos muchachos, hablando de garantizarles una vida serena en África, como si alguien pensara que realmente le importa lo que les sucede a los negros en África, todas estas posturas morales sobre el tráfico humano…

Fatigante.

Quizás Salvini se da cuenta de que no gana nada yendo más hacia la derecha en su retórica, pues ya ocupa la posición más derecha posible en el mercado político, entonces está tratando de apelar a todos los que no votaron por él, y apostar a que todos los que votaron por él seguirá siendo leal, porque está rechazando un barco lleno de negros, que es épico, a pesar de todas las señales estúpidas que está transmitiendo al respecto.

La nueva postura de Italia, que en los últimos años, a diferencia de sus socios de la UE, les abrió las puertas a todos los desesperados salvados en el Meditérraneo, causó gran revuelo en la comunidad internacional. Entre los 629 inmigrantes del Aquarius hay 123 menores no acompañados, 11 niños y 7 embarazadas.

Leer: 95% de hombres en edad militar, algunos de ellos hombres de 23 años que dicen tener 17 años para obtener un estado de protección especial.

“El salvataje de vidas en el mar debe seguir siendo una prioridad absoluta de cada gobierno”, advirtió Carlotta Sami, vocera del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados para el sur de Europa. “Tememos una vez más que la política de los Estados europeos esté por encima de las vidas de las personas. La prioridad debe ser la seguridad y el bienestar de quien está a bordo”, coincidió Médicos Sin Fronteras.

¿Para qué?

También en Italia la decisión de Salvini provocó reacciones airadas. “Estoy desconcertado. Tengo 70 años y jamás pensé ver ministros racistas guiando a mi país”, dijo el fundador de la ONG Emergency, Gino Strada. “No tienen consideración de las vidas humanas”, agregó.

El Partido Democrático, en la oposición, alertó que “el rechazo a recibir personas que huyen de guerras, violencia, pobreza y miseria es un acto vergonzoso contra la dignidad humana”. Alcaldes de ciudades como Nápoles y Palermo, en tanto, se mostraron dispuestos a recibir a los inmigrantes a la deriva.

Estoy empezando a pensar que si el esquizofrénico paranoico local, que camina treinta kilómetros cada día mientras murmura y se grita a sí mismo, y que solo habla con la gente para pedirles cigarrillos, tenía una opinión contraria a la idea de no inundar Italia con negros insurgentes, La Nación la imprimiría de inmediato.

Sin embargo, Luigi Di Maio, líder del Movimiento Cinco Estrellas y vicepremier, se mostró desafiante: “Europa tiene que actuar; este episodio demuestra que se nos ha dejado solos. Mientras que nosotros hemos estado dispuestos a recibir durante años a miles de inmigrantes, Malta no está disponible para recibir a unos centenares. O la UE se vuelve solidaria -dijo- o es un problema”.

Culpar todo eso a la UE por imponer una carga injusta a Italia tiene sentido como estrategia. A la gente normal le gustará eso, quizá. Lo importante aquí es ver que Luigi Di Maio, el hombre de Cinco Estrellas, se mantiene solidario con la decisión de Salvini.

Esto podría ser solo un barco, ahora, pero establece un precedente intrigante. Si estas ONG tienen la idea de que no se les permitirá arrojar negros a Italia por hostilidad racial judía hacia los europeos, dejarán de intentar ponerlos en Italia.

Problema resuelto, para Italia.

Bueno, a medias. Todavía tienen que deportar a los que ya están allí. Eso será divertido de ver.

Si bien esto es algo bueno, significa que los traficantes de personas comenzarán a buscar otro país europeo para que botan sus defectos genéticos ahí. España podría convertirse en el eslabón más débil entre los estados mediterráneos y recibir una mayor migración para compensar esto.

Aún así, no me voy a poner pesimista sobre esto. Cada pueblo necesita resolver su propio problema. Italia nos ha mostrado a todos, que sí, puedes decir que no.

Comments