Chile: Gas lacrimógeno y cañones de agua mientras miles de zorras siguen exigiendo más atención masculina

Luis Castillo
El Daily Stormer
7 Junio, 2018

Debido al título de este vídeo, esperaba ver a un montón de mujeres sueltas, siendo golpeadas tan fuertemente por cañones de agua que salieron volando como en Pokémon.

Así debería ser el castigo estándar por tener el pelo morado.

Lo que realmente vi fue bastante suave. Por ejemplo, a los 15 segundos, ¿por qué el vehículo no atropella a las mujeres? Por lo menos, podrían haber enviado a algunos hombres con material antidisturbios para dar unos palmazos fuertes a sus culos expuestos.

Escribí sobre esto hace tres semanas y expliqué meticulosamente por qué no hay una base real para sus quejas, y que lo están haciendo por frustración sexual y odio por los hombres que las dejan tan sexualmente frustradas.

Están portándose mal y haciendo ruido porque quieren atención. Quieren que papi las ponga en su lugar.

La Vanguardia:

Santiago de Chile, 6 jun (EFE).- Decenas de miles de personas se manifestaron hoy en Santiago y otras ciudades de Chile, convocadas por agrupaciones feministas, para demandar la reivindicación de los derechos de la mujer, el término de la educación sexista y el fin de la brecha de género.

En Santiago, en un ambiente efervescente pero pacífico, unas 15.000 personas según la Intendencia (gobernación) y 80.000 según los organizadores, marcharon por la Alameda Bernardo O’Higgins, la principal avenida de la capital chilena, de forma pacífica casi hasta el final de la manifestación, que se prolongó durante dos horas y media y unos cuatro kilómetros.

Grupos de encapuchados comenzaron entonces a provocar desmanes y destrucción de bienes públicos y se enfrentaron con la policía, que los dispersó con chorros de agua y gases lacrimógenos.

La manifestación fue convocada por la Coordinadora Feminista Universitaria (Cofeu), la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), que agrupa a las federaciones universitarias y organizaciones de estudiantes secundarios y fue la tercera desde que hace un mes comenzaron las protestas feministas.

Una veintena de universidades de Santiago y otras ciudades, además de colegios secundarios e institutos profesionales permanecen ocupados por alumnas que exigen a las autoridades de los planteles y al gobierno adoptar medidas para terminar con el acoso machista y abusos sexuales y castigos para los responsables.

En un país donde el divorcio no era legal hasta el 2004, ahora una mujer puede dejar a su marido por un amante, separarlo de sus hijos, dejarlos con sus abuelos, y el gobierno obligará al marido a darle la mitad de su sueldo a la adúltera, para que se compre ropa y vaya a la peluquería mientras encuentra a otro hombre con un buen trabajo para invitarlo a la trampa de su canal de parto gastado y continuar así con la extorsión usando el único recurso de valor que tenga.

¿Y esta perra se queja de abuso sexual?

Están librando una guerra contra el sistema de educación superior mientras se hacen llamar víctimas de crímenes que ocurren en familias disfuncionales, o en barrios en los que no viven, pero que están ausentes de su nicho en la sociedad.

Básicamente, hay tres tipos de violación en Chile. Existe el tipo que proviene de la clase criminal y generalmente está relacionado con pandillas, hay cosas enfermas intrafamiliares, y hay zorras arrepentidas. La única “violación” que sucede en las universidades es de la tercera categoría: las zorras salen de fiesta, beben mucho alcohol, tienen sexo con personas que también han bebido mucho alcohol, y se quejan de ello porque no quieren reconocer lo impulsivamente zorras que son.

“El Gobierno, con su agenda mujer, no le habla a las mujeres, no le habla a Chile”, afirmaron hoy las dirigentes de las entidades convocantes, que además apuntaron a que la agenda del gobierno no incluye políticas públicas.

Ella realmente no especifica lo que quiere, excepto, obviamente, la atención masculina. Veamos si sigue asi.

“No nos satisface, pues no se hace cargo de lo que se requiere”, dijo a los periodistas Francisca Ochoa, secretaria de comunicaciones de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (Fech).

Agregó que los anuncios del gobierno “resultan ampliamente insuficientes, pues sólo se preocupa de enseñarnos a las mujeres a denunciar y no a los hombres de no violentar”, agregó.

Esta frase no pone en evidencia que hay un problema significativo de violación, o que el gobierno no lo toma en serio. Estoy bastante seguro de que el país tiene un servicio policial de investigación, la PDI, y que investigan crímenes violentos reales.

En cuanto a lo de “enseñar a los hombres a no violentar“, este mensaje se repite a todos a lo largo de su educación básica, y hasta en las universidades, que son el desperdicio sobre el cual crece el molde del feminismo, y libera sus esporas en la sociedad mayor, como estas 15,000 perras lesbianas odiosas en Santiago.

Amanda Opazo, portavoz de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios (Cones), criticó en tanto que el gobierno ha propuesto mesas diálogo respecto de las demandas de las mujeres, “pero ha excluido a los secundarios”.

“No me estás prestando suficiente atención.”

“Exigimos al Gobierno que se pronuncie y proponga cambios profundos ya que lo que propone el Gobierno no es nada nuevo, no le está hablando a Chile cuando habla de su agenda de la mujer, sigue hablándole al mercado”, dijo por su parte Fernanda Reyes, secretaria ejecutiva de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Santiago (Feusach).

“No me estás prestando suficiente atención.”

Las manifestaciones se replicaron también en otras ciudades de Chile, entre ellas Valparaíso, Concepción, Chillán, Arica y Puerto Montt.

No puedo dejar de notar que la mitad de este artículo en La Vanguardia fue copiado de un artículo publicado por La República unas horas antes.

La República:

Decenas de miles de personas protestaron en Santiago y otras ciudades de Chile, convocadas por agrupaciones feministas, para demandar la reivindicación de los derechos de la mujer, el término de la educación sexista y el fin de la brecha de género.

En Santiago, unas 15.000 personas según la Intendencia (gobernación) y 80.000 según los organizadores, marcharon por la Alameda Bernardo O’Higgins, la principal avenida de la capital chilena, de forma pacífica casi hasta el final de la manifestación, que se prolongó durante dos horas y media y unos cuatro kilómetros.

Grupos de encapuchados comenzaron entonces a provocar desmanes y destrucción de bienes públicos y se enfrentaron con la policía, que los dispersó con chorros de agua y gases lacrimógenos.

La manifestación fue convocada por la Coordinadora Feminista Universitaria (Cofeu), la Confederación de Estudiantes de Chile (Confech), que agrupa a las federaciones universitarias y organizaciones de estudiantes secundarios y fue la tercera desde que hace un mes comenzaron las protestas feministas.

¡Buen plagio!

Aquí es donde Chile se encuentra, como país. Ni siquiera necesitan una justificación para cerrar las universidades.

Solo necesitan un objetivo: Abusar de ti, por ser hombre.

No había ninguna razón para esto cuando escribí sobre él la primera vez, y no quiero volver a hablar de todo eso. Ninguna nueva razón ha evolucionado.

Esto es solo su recordatorio de que la próxima generación de la clase media todavía no está en clase, ni aprendiendo nada, porque estas mujeres están actuando como tropas de choque para un gobierno que las ha capacitado y las alentó a sembrar caos a través de un sistema educativo que financian y controlan.

Esta es una obra maestra de la ingeniería social.

Han creado una clase completa de personas, estudiantes universitarias, cuya educación les cuesta mas de lo les gustaría, pero que financian de todos modos, y las mismas personas que sobornan a los políticos y financian las universidades, financian estas organizaciones socialmente subversivas con el consentimiento de las universidades.

Piensan que se están rebelando contra el gobierno cuando están actuando sobre el mensaje que el gobierno les ha enseñado desde la escuela primaria, con la complicidad de las instituciones que dependen del gobierno.

Este es el verdadero significado de “Matriarcado”.

Es la transferencia del control sobre las mujeres de las manos de sus padres y maridos a las manos del gobierno. No existe otra forma de matriarcado. Las mujeres, solas, son incapaces de gobernar nada. Ha habido algunas líderes femeninas excepcionales, pero solo han podido liderar a los hombres. Si bien la posibilidad divina puede dar a una mujer el talento para liderar, las estadísticas generales nunca darán a las masas de mujeres la calidad de ser efectivamente organizadoras.

No tengo claro por qué el hombre promedio querría enviar a su hija a la universidad. Le explicaré a mi hija un día que, básicamente, la sociedad le engañara para que piense en sí misma como futura empleada, y que sueñe con el futuro en términos de “Quiero ser médica, quiero ser abogada”, como la definición de ella misma, para que sirva eternamente en el mercado laboral a los judíos.

Tratarán de convencerla de que los maridos son opresivos, porque los hombres son opresivos, y por extensión yo, como su padre, soy opresivo, debido a un sistema llamado “patriarcado”, y que obtener una educación superior y un empleo remunerado no es opresivo bajo un sistema llamado “capitalismo”.

Le diré que, a pesar de esto, la característica que define su vida no es que ella es una trabajadora, sino que es una mujer.

Por lo tanto, ella debe imaginar su futuro en términos de ser una mujer. Debería pensar, en última instancia, con qué tipo de hombre quiere casarse, dónde quiere vivir, cuántos hijos quiere tener y cómo quiere criarlos.

Es gracioso ver que estoy escribiendo esto aquí, de todos los lugares posibles que hay.

Es mentira que haya más grandes hombres en la historia que grandes mujeres. Hay al menos tantos como hombres, porque cada mujer que alguna vez dio a luz a un gran hombre es, por esta razón, una gran mujer.

Esa es la grandeza de la mujer.

Domitia Lucilla, Madre de Marco Aurelio.

Lo más importante que una mujer joven puede hacer con su vida es preocuparse por preservar su propio atractivo, y preocuparse de casarse bien.

Casarse bien significa casarse con un hombre socialmente estable con buenos ingresos, buenos genes y una agradable personalidad alfa. Preservar su propio atractivo significa dos cosas. La principal, no ser vieja.

La educación superior parece desperdiciar la fertilidad de las mujeres: envejecen, toman píldoras de hormonas, tienen relaciones sexuales sin amor, etc. Si una mujer tiene 26 años, está perdiendo valor cada año. Eso deja a la mujer tiempo para obtener un título, pero, ¿Para qué? ¿Para certificar su inteligencia? Sería bueno para una madre tener un título en pedagogía en matemáticas, quizá, con el propósito de enseñar a sus hijos. Reconozco que la educación superior hace que la mujer sea un candidato más atractivo para el matrimonio a los 24 años.

Esto es aceptable para la gente de clase media. Pero, sinceramente, lo mejor que una mujer puede hacer a los 18 años es casarse muy, muy bien. Si tiene que convertirse en estudiante, esto debería ser un esfuerzo calculado para mejorar su atractivo mientras espera una mejor oferta de matrimonio. En ningún momento debería ir a trabajar como pequeña sirvienta capitalista, beber alcohol y tomar vacaciones mientras su útero se pudre, y volverse neurótica e infeliz a la edad madura mientras la población continúa disminuyendo.

Esto parece obvio, pero las mujeres deben ser vírgenes, no putas. Una mujer sexualmente disponible indica que no valora mucho su propia sexualidad. Una mujer que no está disponible sexualmente demuestra que ella se considera sexualmente valiosa, por lo tanto, atractiva. Las putas no son atractivas. Las vírgenes son atractivas.

Una mujer joven debería preocuparse de estar en buena forma física, hermosa, con habilidades sociales, educada para hablar, perceptiva, disciplinada con el trabajo y llena de sincera calidez y amor. Entonces debería preocuparse por encontrar un hombre competente y exitoso que quiera que ella produzca y crie a sus herederos.

Esta es la mejor manera para que una mujer logre la felicidad personal, la estabilidad social y para beneficiar a la sociedad y el mundo. No hay mayor amor que una mujer pueda tener que el amor por sus propios hijos.

Lo mejor que una mujer puede hacer por el mundo es dar a luz a hombres buenos y fuertes.

Comments