Alemania llega a España: refugiado sirio viola a mujer española en un centro de acogida; lo trasladan a otro centro para que pueda seguir violando

Luis Castillo
El Daily Stormer
26 Mayo, 2016

ABC:

Un hombre de nacionalidad siria fue detenido en la noche del lunes 14 por agentes de la Policía Nacional en el centro de acogida del Samur Social que se ubica en la calle Hermanos Álvarez Quintero, 77, en el distrito Centro. Otra usuaria de esta instalación, una joven española de 22 años, le denunció esa noche por haberla violado presuntamente fuera de estas instalaciones. El individuo, de 41 años, y que atiende a las iniciales de I. A. B., llevaba siendo asistido en esta Unidad de Estancias Breves para familias del Ayuntamiento desde hacía 20 días. Allí vivía con su mujer y sus hijos menores de edad, según informaron a ABC fuentes del Área de Equidad,Derechos Sociales y Empleo.

Los hechos se produjeron el 14 de mayo, a las 23.30 de la noche. El presunto violador invitó a la joven a dar un paseo fuera de las instalaciones municipales. Se la llevó hasta un piso de Alcobendas, supuestamente a casa de un amigo de él, y allí la forzó de forma violenta a tener sexo. Ella se opuso, pero finalmente la violó. Así lo denunció la víctima en la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de la Policía Nacional. La versión inicial de la mujer, según la narró en un primer momento en el centro de acogida, difería de la que prestó ante la Policía.

Cuando la joven llegó a la estancia del Samur Social esa misma noche relató a varios asistentes el grave incidente; sostenía que el sirio había abusado de ella sexualmente sin llegar a haber penetración. Los técnicos la atendieron psicológicamente y la animaron a denunciarlo. Ella accedió y los profesionales la acompañaron hasta la unidad de la Policía.

El sirio, que contaba con antecedentes policiales, fue detenido instantes después y puesto a disposición judicial. El juez decretó su libertad provisional hasta que se resuelva la investigación. Desde el Área de Equidad han informado de que aún no ha habido comunicación judicial sobre posibles medidas de alejamiento para este hombre que cuenta, como su familia, con ayuda internacional.

Así que, no hay ninguna política sobre dejar que los musulmanes con antecedentes policiales entren en centros de acogida. Centros que se supone, en teoría, son lugares para personsas abusadas y vulnerables, como mujeres y niños.

No es que esto nunca haya sucedido antes, ya sabes.

El pasado predice el futuro.

El Ministerio del Interior les concedió la condición de protección subsidiaria, que se otorga a los extranjeros que no son refugiados (porque no son perseguidos por razones políticas, religiosas, sexuales, raza u opinión), pero que se encuentran en situaciones de riesgo y no pueden regresar a su país de origen. Implica no obstante el reconocimiento de los derechos establecidos en la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados. Si la Justicia le condenara por el delito de violación, la protección de la que goza podría serle revocada.

Esa es una forma menos ofensivo de escribir, “”Si la Justicia le condenara por el delito de violación, la protección de la que goza podría permanecer vigente.” Uno pensaría que las protecciones a los refugiados serían automáticamente revocadas de los delincuentes condenados de delitos graves contra personas.

Más genial.

El Ayuntamiento de Madrid no tiene obligación de comunicar al Ministerio del Interior el hecho, ya que ya está en conocimiento de la Policía y el Poder Judicial.

Por su parte, la Administración local ha sancionado al denunciado con la expulsión del centro de Hermanos Álvarez Quintero y la prohibición de entrar a esta instalación por incumplir gravemente las normas de convivencia. «No suelen ocurrir hechos de esta índole», explicaron desde Samur Social. El Consistorio no obstante ha llevado al denunciado, que no tiene ningún tipo de recurso, a otro albergue hasta que termine el procedimiento judicial. Su familia continúa siendo asistida por los servicios sociales. La víctima ha sido trasladada a otro centro como medida de protección.

Y en lugar de ponerlo en prisión, lo ponen exactamente en el mismo escenario, con la esperanza de que no vuelva a hacer exactamente lo mismo.

Ya nada me sorprende.

Simplemente no hay nada nuevo para escribir sobre esto, excepto por lo que sucedió en España. Bueno, donde hay sirios, o árabes misceláneos con pasaportes sirios, esto va a suceder.

Sin embargo, tengo una pregunta. ¿Por qué España, o cualquier país, sería responsable para proveer seguridad a extranjeros que supuestamente se encuentran en situaciones de riesgo y no pueden regresar a su país de origen?

La vida es intrínsecamente arriesgada, y no me parece que la función del gobierno sea de cambiar la naturaleza de la vida para los extranjeros. Todos los malos resultados son el resultado de malas ideas. Entonces, como regla general, cada vez que vea una consecuencia estúpida de la acción o inacción humana, debe buscar la idea estúpida detrás de ello.

Quiero decir, la gente también hace cosas estúpidas sin una razón coherente en absoluto. En realidad, la mayor parte de lo que todos hacen es impulsivo por naturaleza, y nosotros nos inventamos racionalizaciones después del hecho. Pero, a veces las cosas que hacemos sin una razón coherente son destructivas, por lo que las racionalizaciones que encontramos más tarde son erróneas.

En este caso, el error tiene algo que ver con el individualismo y la moral esclava.

La moralidad del esclavo, en el sentido de que tiene que ver con la simpatía por los impotentes, y hacerse la pregunta de la “regla de oro” de “¿qué me gustaría que me hicieran si estuviera en esta situación?”, así proyectándose en una posición de debilidad, en lugar de hacer la pregunta de la moral maestro, que es: “¿Qué querría hacerle a esta persona en mi circunstancia actual?”

Individualismo, en el sentido de que nos proyectamos a la situación de estas personas, aceptamos la suposición de que tenemos algo en común. Personalmente es imposible para mí imaginarme como árabe, porque si fuera árabe, no sería yo. Quién soy es una consecuencia directa de mi etnia europea. Tendría tanto sentido imaginarme a mí mismo como una lagartija y, por lo tanto, simpatizar con el sufrimiento de un reptil.

Además, es solo a través de la lente individualista que es posible imaginar que un miembro de un pueblo puede ser la víctima injusta de las circunstancias creadas por su propia gente. A través de la lente colectivista o etnocéntrica, un pueblo es colectivamente responsable de las circunstancias que generan para sí mismos. Por lo tanto, que un árabe individual se encuentre en una situación de riesgo personal debido a la naturaleza eternamente ultraviolenta del mundo árabe es simplemente el karma árabe que vuelve sobre sí mismo.

En otras palabras, un pueblo es responsable de su propia gente.

El individualismo es una forma infantil de ver el mundo. Las personas pueden escribir “infantil” de una manera perjutiva, pero quiero decir que es literalmente algo que es propio de los bebés. Lo primero de lo que tomas conciencia es a ti mismo, y así una moralidad basada en ti mismo, como individuo, es lo primero que se forma en una psique naciente.

Tomar conciencia de algo más grande que uno mismo, las naciones, el mundo, el universo, son necesarios después de la identificación del yo individual. En un mundo saludable, los hombres llegarían naturalmente a esta etapa de desarrollo moral. En el mundo actual, se nos instruye activamente para que no crean en la existencia o la utilidad de esta etapa del desarrollo mental, y nos mantenemos atrofiados en una cosmovisión propia de mujeres y niños.

Probablemente esta sea siempre la condición de los hombres comunes de todos modos, pero este es ahora el credo de nuestros líderes morales, las fuerzas subversivas y principalmente judías que han invadido el papel de definir la mitología y el ideal heroico de nuestra actualidad.

Los resultados- acoger a extranjeros innatamente violentos y darles acceso a nuestras propias mujeres vulnerables, no importa cuántas veces demuestren cuán peligrosas son, demuestran el error del altruismo patológico y su ideología manifiesta.

Comments