Si hay negrito no hay delito: a la “violada” de Tenerife no le cree nadie

José González
El Daily Stormer
15 Mayo, 2018

Una mujer denunció una violación grupal en Tenerife, después de salir sola de una discoteca y meterse borracha en el coche de un desconocido.

El supuesto autor de la violación -el único que han detenido hasta ahora- es senegalés. Como no encaja con la narrativa de la prensa -siempre siguen un guión-, podemos suponer que el caso no va a ganar ninguna trascendencia. Así que no va a haber juicio mediático, ni prisión preventiva, ni presión femimarxista. El crimen es ser español y heterosexual, la “violación” en sí parece ser lo de menos.

20 Minutos:

Una vez presentada la denuncia pertinente en los Juzgados de La Laguna éstos la remitieron al de Instrucción número 2 de Puerto de la Cruz, que ordenó el inicio de la toma de declaración a los posibles testigos y la localización de los presuntos autores. La Policía Nacional ha tomado declaración como investigado al presunto autor de los hechos y conductor del vehículo en el que se trasladó a la joven, un senegalés de 31 años, que ha reconocido que tuvo relaciones sexuales con la joven, pero que fueron consentidas.

Este hombre no ha sido detenido ante la dificultad de comprobar los hechos y las incoherencias en la declaración que ha prestado la víctima, pues los datos que ha aportado son imprecisos y aún no se conoce el resultado de la analítica realizada para determinar si fue inducida a tomar algún tipo de sustancia que anuló su voluntad, ha añadido las fuentes.

Es increíble cómo después del #YoTeCreo de los últimos meses, la prensa señale ahora que una “víctima” es incoherente en sus declaraciones. Es lo que tiene cuando el supuesto autor no es europeo. El senegalés es superior a la mujer española en privilegios, esta zorra no tiene nada que hacer.

Y le llamo zorra, porque iba borracha y aceptó meterse en el coche de un desconocido; si se hubiera quedado en la cocina no le habría pasado nada. Además, tiene toda la pinta de haber sido una relación consentida. Le dio su número al senegalés, que a su vez le envió un mensaje al día siguiente de la supuesta violación, preguntándole cómo estaba.

La Opinión:

El investigado por presunto delito contra la libertad sexual, residente en Tenerife, era presuntamente el conductor. Fue localizado porque envió un mensaje a la chica a la mañana siguiente. “¿Todo bien? Saludos de tu chófer de La Laguna”, le escribió. El joven senegalés alegó ante la Policía que fue ella la que le dio el número de teléfono y declaró, además, que la denunciante aceptó subirse al coche después de que él y dos amigos le ofrecieran conversación. Según su relato, al verla por fuera de la discoteca le dijeron si podían ayudarla. “Ella aceptó en todo momento”, matizó a los agentes.

También le dieron 20 euros para que comprara la píldora del día después.

Es más, también rememoró, tal y como consta en su testificación, que no solo la violarían, sino que le darían dinero -unos 20 euros- para que se comprara la píldora anticonceptiva del día después.

La chica se sintió como una puta -lo es- y, como Clara García Luna, denunció por despecho. Seguro que también es una gorda repelente, los negros solo f***** con cachalotes.

Me importa una mierda lo que le ocurra a estas zorras. Quieren libertad, pero no aceptan las consecuencias de sus acciones. De todos modos, el femimarxismo tiene los años contados, no es una política sostenible, nadie tiene hijos. El reemplazo étnico es inevitable, y la moronegrada sabe cómo tratar a estas furcias.

Comments