La “víctima” de la Manada es una gorda indeseable que denunció por despecho

José González
El Daily Stormer
4 Mayo, 2018

Aquí podéis ver un montaje con un vídeo de su canal en Youtube, borrado ayer.

Clara García Luna, una joven madrileña de 20 años que estudia Ingeniería Química en la Universidad Rey Juan Carlos, denunció una “violación colectiva” el 7 de julio de 2016 en Pamplona. Esta violación, sin embargo, no incluyó el uso de “fuerza física ni amenazas”, como revela el folio 367 de la sentencia. Este mismo folio incluye una declaración de Clara, donde afirma no haber expresado oposición de ningún tipo.

Y aun suponiendo que hubiera sido forzado, ¿desde cuándo puede uno violar a una puta?

Aquí da su consentimiento de forma directa (folio 63).

Según la sentencia, Clara no masturbó a nadie; tan solo se agarró al pene de uno para no caerse (folio 243).

Folio 244.

Difundir la identidad de esta zorra es un deber y obligación ciudadano. No voy a defender el comportamiento de la Manada, que me parece repulsivo y antisocial. Aún más grave me parece, sin embargo, que en España una mujer pueda denunciarte y arruinarte la vida por un mal polvo.

El movimiento femimarxista, financiado por el Estado y amparado por la prensa, no contento con eliminar la presunción de inocencia del hombre cuando el denunciante es mujer, quiere ahora también poder condenarte por violación por relaciones consentidas. Esto no es un ataque a los hombres, sino un asalto al Estado de derecho que pone en grave peligro la supervivencia de España, que cuenta ya con una tasa de natalidad en mínimos históricos.

La prensa nacional no tiene problemas difundiendo las fotos, nombres, apellidos y trabajos de los miembros de la Manada. También “filtran” con total impunidad conversaciones de Whatsapp. La responsable de esta denuncia falsa no podía ser menos.

El Gobierno, por medio de la agencia EFE -una agencia de noticias financiada con dinero público, debe de ser muy independiente-, ha intentado frenar la filtración amedrentando a los españoles con la siguiente noticia:

ABC:

La Unidad de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional está investigando si se han publicado en las últimas horas en internet los datos personales de la joven víctima de la Manada, según han informado a Efe fuentes policiales.

En concreto, la unidad policial está investigando si se podrían haber subido a distintos foros y plataformas de las redes sociales datos personales y privados de la víctima, como su DNI o fotografías, cuya difusión sería “perseguible y sancionable”.

La amenaza no tiene ninguna base legal. No es “perseguible y sancionable” difundir datos ya publicados anteriormente. Lo confirmó ayer Silvia Barrera -inspectora de la Policía Nacional experta en cibercrimen y redes sociales- en el programa Detrás de la pista. Tan solo se está difundiendo lo que la prensa y el propio abogado de Clara revelaron públicamente. Así que no tengas ningún miedo en divulgar esta información.

Esta gorda repelente se fue a los sanfermines a zorrear, como tantas otras putas, y encontró lo que estaba buscando. Lejos de mamá y papá, pudo por fin dar rienda suelta a sus fantasías sexuales. La experiencia de ser penetrada por cinco hombres y de lamerle el ojete a uno de ellos, sin embargo, le dejó un mal sabor de boca. No era como en las películas porno. ¿Verdad, Clara?

El vídeo de su canal de Youtube, ya eliminado.

Pero, seguramente -hablo conociendo la psicología femenina-, lo que más le preocupaba a Clara no era el hecho de ser puta. Lo que le aterraba era que había quedado documentado. La idea de que el vídeo podía hacerse viral cualquier día por Whatsapp, y el consiguiente estigma social.

La mujer es una actriz de su entorno, una adicta a la aprobación social. El instinto gregario en la mujer es muy superior al del hombre, por eso es también un género servil y pusilánime carente de toda iniciativa y espíritu emprendedor. No hay más que echar un vistazo a las estadísticas carcelarias para refutar el disparate de la “mujer rebelde”. Lo digo para que comprendáis el auténtico pavor que puede sentir una mujer ante la posibilidad de convertirse en una paria social.

No existen mujeres rebeldes, solo mujeres haciendo lo que creen que puede aportarles mayor aprobación social. La mujer española es hoy femimarxista no por propia iniciativa, sino porque es lo que quiere el Régimen globalista imperante, interesado en una guerra de sexos para destruir el pilar del Estado nacionalista -la familia-, la cohesión social, y arruinar la natalidad -en el marco del reemplazo étnico-. Os reto a buscar una sola organización femimarxista mínimamente relevante que no esté subvencionada por el Gobierno español, la UE o el propio Soros.

Además de gorda es un tapón. Le doy un 3/10, como mucho.

Foto patrocinada por Doritos.

 

El DNI pixelado lo filtró la prensa. Se puede apreciar su nombre en la firma.

¿Quién en su sano juicio se arriesgaría a una condena por violación por semejante orcazo? Si fue una violación, ¿por qué lo grabaron? ¿Por qué no borraron el vídeo? ¿Por qué pregonaron la “hazaña” en los días posteriores? Los miembros de la Manada ignoraban a todas luces que habían cometido una violación. Eso, o deben de ser los violadores más tontos que ha conocido España.

De uno u otro modo, el hecho de que se llevaran su móvil, unido a una experiencia sexual que, aun siendo consentida, resultó ser desagradable, y al miedo de que el vídeo se compartiera por Internet, llevaron a Clara a denunciar la orgía como “violación colectiva”. El Estado -patriarcal- no tardó en proporcionarle un abogado gratuito que depende económicamente de las políticas de género; a este se le unieron luego la prensa estatal e infinidad de organizaciones femimarxistas subvencionadas por un Sistema que dicen que les oprime.

Por eso, desde aquí aconsejo al lector a no hacer mucho caso a las manifestaciones de histéricas y hombres beta que aparecen en la prensa y TV. Existen literalmente cientos de organizaciones “feministas” subvencionadas con dinero público a lo largo y ancho de España. Es una red clientelar enorme que le cuesta al Estado 200 millones de euros al año, sin contar los aportes de la UE. La inmensa mayoría de los manifestantes no son currantes ni “víctimas”. Son estómagos agradecidos junto a familiares, sindicatos, políticos, etc. Con estas manifestaciones la prensa intenta manipular la opinión pública mediante la “demostración social“. Es decir, dando a entender que la opinión que transmiten es mayoritaria, despiertan el “instinto gregario” del telespectador, lo que le hace más susceptible de adoptar la opinión a la que está siendo expuesto.

Que no te engañen: la histeria contra el “heteropatriarcado” se reduce a un pequeño círculo de malfolladas, solteronas con problemas de peso, empleadas de género, o todo a la vez. Un pequeño porcentaje lo conforman hombres beta nuncafollistas que creen -erróneamente- poder incrementar así su valor en el mercado sexual.

Ejemplo de manifestación artificial.

Estoy seguro de que Clara nunca tuvo la intención de atraer el foco de los medios. Su caso tuvo la “mala suerte”, sin embargo, de acumular todo lo necesario para un juicio mediático:

1. Favorece la agenda política del Régimen (en este caso, guerra de sexos).

2. Los autores eran españoles.

Para comprender por qué el juicio de la Manada es mediático, y la violación -real- cometida por diez argelinos a tres menores no, es necesario comprender tanto los objetivos políticos del Régimen -a quien sirven los medios de información masivos-, como las técnicas de la prensa para moldear la opinión pública.

Al contrario de lo que suelen pensar muchos, la prensa no suele crear opinión pública directamente; sigue mayormente la estrategia conocida como agenda-setting. Es decir, no se centran en decirnos cómo pensar, sino en qué pensar. Es un método de persuasión indirecto -y por ello más efectivo-, dando prioridad a determinados temas sobre otros: manipulan así la percepción de “qué es importante” en la población, pudiendo de este modo avanzar agendas políticas a conveniencia.

El movimiento femimarxista, financiado y auspiciado por las élites patriarcales que locas del coño y hombres beta dicen querer combatir, se extiende por todo Occidente. En España, sin embargo, me atrevo a decir que somos los campeones a nivel mundial. El odio y la división que se ha conseguido sembrar aquí entre hombres y mujeres es digno de estudio. El femimarxismo ha conseguido obligar a nuestras mujeres a dedicar sus años de mayor fertilidad al estudio de carreras que no necesitan; luego, les quitan el trabajo a hombres que, como consecuencia, se ven obligados a renunciar a formar una familia. Las mujeres que se quedan embarazadas, abortan. Los pocos hombres que se casan, se divorcian, en el mejor de los casos. En el peor, privados de toda presunción de inocencia, acaban entre rejas por una denuncia falsa, para luego vivir en casa de sus padres, mientras pasan una pensión alimenticia a sus ex, que viven en el piso pagado por ellos, con un nuevo maromo, y la custodia exclusiva de los hijos. De uno u otro modo, aquí nadie tiene hijos.

Los miembros de la Manada han sido condenados por la prensa y la muchedumbre femimarxista antes de iniciarse siquiera el juicio. A pesar de la enorme presión mediática y política, han sido absueltos de violación. Han sido condenados, sin embargo, por abuso sexual. Hasta que no sean absueltos, España no es un Estado de derecho.

Si la prensa y la turba de locas del coño y hombres beta cree que no hace falta juicio para condenar a la Manada, cortemos por lo sano y hagamos público el vídeo de la supuesta “violación”, y que dejen decidir a los españoles. Sé que el vídeo está circulando, pero no he podido encontrarlo hasta ahora.

¿Tienes tú el vídeo (o más información)? Contacta conmigo por Email.

016zorra@protonmail.com

Comments