Victoria en Charlottesville

Hugo Blaschke
Daily Stormer
13 agosto, 2017

Este fin de semana ha habido un importante encuentro de nacionalistas en Charlottesville (Virginia, Estados Unidos). Entre los organizadores y promotores del evento se encontraba la versión inglesa de este periódico.

El evento ha incluido manifestaciones pacíficas y legales. Por ejemplo, una emotiva marcha con antorchas en la noche del viernes, al más puro estilo de Amanecer Dorado:

Todos los actos han sido legales, con las autorizaciones judiciales, y bajo el amparo de la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que establece que:

El Congreso no podrá hacer ninguna ley con respecto al establecimiento de la religión, ni prohibiendo la libre práctica de la misma; ni limitando la libertad de expresión, ni de prensa; ni el derecho a la asamblea pacífica de las personas, ni de solicitar al gobierno una compensación de agravios.

Sin embargo, el sábado, al mediodía, se violó este derecho constitucional. Los camaradas estaban concentrándose en el parque McIntire de Charlottesville, antes de comenzar otra marcha pacífica con antorchas a las 12:00. Sin embargo, sobre las 11:30, la Policía arremetió contra ellos con gases lacrimógenos, acusándolos de estar en asamblea ilegal.

Andrew Anglin ha resumido este lamentable suceso como sigue:

Daily Stormer (en inglés):

Básicamente, lo que ha pasado aquí es esto:

Teníamos nuestro permiso, el juez falló en nuestro favor, teníamos derecho a estar en el parque.

Cuando fuimos al parque, los policías empezaron a atacarnos, con gas lacrimógeno y golpeando a la gente, declarando que aquello era una asamblea ilegal.

Los policías nos hicieron ir directamente a donde estaban los antifas, para que ellos nos atacaran.

Tanto los policías como los antifas nos atacaron.

Allá donde fuéramos, los policías nos seguían, declaraban que estábamos reunidos ilegalmente y empezaban a detener a la gente.

Esto ha sido un ataque abierto y agresivo contra nuestra los derechos de nuestra Primera Enmienda. Vamos a demandar a Charlottesville.

Entre los responsables de esta violación de derechos constitucionales podrían estar el alcalde de Charlottesville, el gobernador de Virginia y varios miembros de la Policía. Esperemos que se haga justicia, y los responsables tengan que indemnizar a nuestros camaradas, ya que ha habido heridos. Por cierto, que el gobernador activó el estado de emergencia en Virginia en unas horas, por una manifestación pacífica problanca. No se dieron tanta prisa para activarlo cuando los simios de escaso CI de Ferguson se pusieron a destrozar la ciudad. De hecho, en Ferguson tardaron dos semanas en activar el estado de emergencia.

En otro orden de cosas, un coche embistió contra un grupo de contramanifestantes, dejando un muerto y varios heridos. El sospechoso, de nombre James Alex Fields, podría ser judío. Su madre se llama Samantha Bloom, y Bloom es un apellido casi exclusivamente judío.

 

James Alex Fields, ya acusado de terrorista.

Quizás pensaba arremeter contra los malévolos neonazis supremacistas blancos, pero se equivocó. Pobre animal…

Asimismo, un helicóptero de la Policía se ha estrellado en el bosque, a 11 kilómetros de Charlottesville, matando a sus dos ocupantes. Trump ha tuiteado al respecto:

Profundas condolencias a las familias y a los compañeros oficiales de la policía estatal de Virginia, que han muerto hoy. Estabais entre lo mejor que produce esta nación.

En definitiva: hemos ganado. Esto ha sido una victoria tremenda, mucho mayor de lo que podríamos haber previsto. Si todo hubiese ido según lo planeado, sin duda habría sido una victoria también. Pero que la Policía haya tenido que ponerse como a dispersar con violencia a manifestantes pacíficos, como en una república bananera, demuestra que nos tienen miedo. Y haber logrado darles miedo, sin duda constituye una victoria memorable.

La peor pesadilla del judío internacional es un grupo de hombres blancos bien organizados y conscientes de ser lo que son.

¡Salve la victoria!

Comments