Sion promueve turismofobia en Cubaluña y lo pagamos todos

Steiner
Daily Stormer
10 agosto, 2017

Fotograma de El turismo es un gran invento, interpretado por unos grandes de verdad, y no la basura progrejeta cultureta que abunda ahora.

¿Recuerdan la peli de Pedro Lazaga, allá por el 1.968, protagonizada por el inenarrable Paco Martinez Soria y el imprescindible José Luis López Vázquez titulada El turismo es un gran invento?

Pues bien, productos así encumbraron nuestro turismo hasta convertirlo en la primera máquina de hacer dinero en España.

Mar Ampurdanés, caradura subvencionada, cara visible de Arrán, el brazo chekista de la Cup.

Hoy en día, correveidiles  del sionismo, con la cobertura que los corruptos políticos les dan, están haciendo un pésimo remake en versión peli de terror titulado ” La turismofobia es un gran invento“.

Verán que si cuelgas adhesivos de banderas patrias (las de la única patria que hay aquí, España) en Putalona (antes Barcelona) la capital de Cubaluña,  de un día para otro habrán desaparecido (ya pasó), y detenidos todos lo que allá que detener, en menos que canta un gallo, movilizados toda suerte de afines y cobardes subvencionados que viven del momio secesionista, arrancando las banderas patrias con más aplicación que Drácula se da en huir del agua bendita.

Inútil y negada Ada Colau, tú y los tuyos sois cómplices de la judería y lo sabes.

Sion espolea desde hace décadas el separatismo catalán. Cubaluña e Israel, culpables.

No es casualidad que ahora, todos los esbirros sionistas aúnen sus esfuerzos conjurándose contra una España que es banco de pruebas del Nuevo Orden Mundial, a fin de conseguir la ansiada fragmentación y por ende, debilitación de la Patria.

Y éso, aunque algunos de estos delincuentes, sin saberlo, estén subvencionados por el sionismo a través del entramado asociacionista y fundacional internacional y nacional como la Open Socity del judío Soros. Se creen muy listos. Les financian ellos, pero lo pagamos todos los españoles.

No es casualidad, que ante una eventual declaración de independencia a la catalana (mientras sigan chupando vía federalismo de España), los primeros en reconocer a esa región como nación soberana, sea Israel, en una relación amorosa (donde antetodo la pela es la pela) que se inicia en el siglo XIX, a partir de la intromisión masónica (herramienta sionista), para todo ello.

Mientras Españizuela sufre los embates de Cubaluña, Israel se frota la manos.

No es casualidad que todo tipo de organizaciones que atentan contra la unidad de España englobadas en la órbita de la progremugre más asquerosa y hedionda (Potemos, Ezquerra Republicana, Cup, Sortu, Amaiur, BNG, etc) no estén ilegalizada. Así pueden aparecer los peperos como “salvadores” de España (traidores más bien) y aliados necesarios de la agenda del Nuevo Orden Mundial (NOM) y de su puta mundialización, financiada por el sionismo, y descrita en los Protocolos de los Sabios de Sión, donde la agenda de dominación mundialista ya está escrita, y está siendo ejecutada por diversos agentes orquestados con la finalidad de conseguir un gobierno mundial de corte neocomunista.

No es casualidad que haya organizaciones “juveniles” subvencionadas y en los que están todo el puto día “colocaos” no habiendo pegado palo en su puta vida (salvo al bolso de papá o de mamá) que viven de puta madre en hogares de clase media-alta, deprendando lo público como le ocurre a Arrán (brazo chekista de la Cup) que se organizan y actúan como “kale borroka” frente al turismo, como ya hizo ETA (vencedora en el denominado “conflicto vasco” por la traición de los políticos nacionales a España).

Dirigentes de la Cup como la “parlamentaria” catalana Mireia Boya Busquets curiosamente viven del turismo (la tal Mireia hasta tiene un hotelito valorado en más de 250.000.-€, aunque esté declarado como “cuadra”, cuadra de la Cup, seguramente) y cómo no, de la política.

La Mar Ampurdanés, una pobre oprimida por Españizuela en la prisión de Putalona, la capital de Cubaluña, viviendo de puta madre a costa del putiferio de la turismofobia.

Dirigentes de Arrán como Mar Ampurdanés Gutiérrez, víctima de la “depresión” por  la “tiranía” española, salen a cara descubierta exhibiendo poderío delictivo, mientras disfruta de la placidez del chalet con piscina de sus papis, y que alguna semillita habrán puesto para parir un monstruo así.

Hasta un ex edil de la Cup, Joan Ribet Cassademunt comercia con el alquiler vacacional, “para poder pagar la hipoteca“, manda cojones.

Estos sediciosos, de media hostia, son unos hipócritas y unos mangantes. Te están estafando en tu puta cara.

No se ocultan. Van a por España contra la principal fuente de recursos de ésta, el turismo,

Estos sediciosos para el jewish son goy y al final serán tratados como lo que son, manipulables gentiles siempre despreciados por el juden (lo que hasta parece justificado en este caso). De momento han promovido un intento de culpabilizar a España de todos los males de Cubaluña, cuando el enemigo no es España, sino ellos mismos.

Ese turismo que supone más del 25% del PIB español, está herido y de conseguir sus objetivos, hará que esa región española se empobrezca, aún más, generando más crisis, más tensiones sociales y por tanto, las condiciones óptimas para la puesta en práctica del objetivo separatista, la independencia para lo que quieren y la dependencia económica (de España) para lo que desean, vivir subsidiados de puta madre.

Sólo le falta a esta progremugre sionista acudir a la consulta de algún psiquiatra judío, de ésos que hay en Gerona, para solucionarse la vida a costa de antidepresivos y de una “paguita” española.

Mas, el delincuente sedicioso catalán del “tres per cent”, buscando en el Muro de las lamentaciones algo con lo que complementar su magnífica pensión, que le pagamos todos los españoles.

Pretenden que sigamos aforando para Cubaluña en una suerte de experimiento neocomunista, que invoca la vergonzosa experiencia de Kosovo para separarse de España, decidiendo la parte (Cubaluña) por el todo (Españizuela).

Hay un proverbio que dice “ten cuidado con lo que deseas que a lo mejor se cumple“. Pues bien, quizás cuando se cumpla no todo sea tan entusiásticamente “revolucionario” dentro de la pacatez de estos subhumanos (de CI mongoloide) de barretina y chapela.

Si vienen como turistas, eludan Cubaluña, Euskadistán,  Baleares, Levante y si quieren que precisemos más, hasta Galicia, que “mataos” de éstos también los hay por allí, “gracias” a la coordinación de la arranita, la  tal Ampurdanés.

A pesar de todo, turistas, España, con mayúsculas, es mucho más que esas regiones pobladas por la progremugre jetuda y sediciosa donde los descendientes de maketos y de charnegos son más sediciosos que el delincuente Luis Companys y los primeros que viven del cuento del victimismo secesionista.

José Xifré, uno más con cara de meno y negrero esclavista (catalán, cómo no) además de primer presidente del antecedente inmediato de La Caixa, ahora Caixabank.

En Cubaluña no les quieren por no hablar un dialecto provenzal, llamado catalán, ni apellidar Guell, Ferrer , Vidal-Quadras como los últimos negreros esclavistas que en España hubo (catalanes, cómo no).

En Euskañistán tampoco les quieren por no hablar en una lengua de incierto origen (que a Dios gracias nada tiene que ver con las lenguas latinas) y no abrazar el supremacismo racial euskaldún del hipócrita y débil Sabino Arana.

Y en Baleares y Galicia, pues por otros motivos igualmente esperpénticos.

Turistas, vénganse a nuestra España de toda la vida.

Pásenlo como Dios manda.

Turismofobia en Cubaluña. Si quieres disfrutar, elude Cubaluña, pero si quieres sufrir y tienes huevos, ven y cuéntalo (si consigues volver sano y salvo).

Y si quieren riesgo, vayan a esos oprobiosos territorios neocomunistas para vivir la opresión como Dios manda, y como decía fariséicamente en plenas campañas etarras en las playas de España aquella campaña de turismo vasco  «Ven y Cuéntalo», y si no has tenido bastante, atrévete a volver.

Comments