Ernst Zündel, heroico negador del holocausto, ha muerto

Andrew Anglin
Traducción de Gentil1492
Daily Stormer
8 agosto, 2017

Un verdadero héroe ha pasado a mejor vida el fin de semana.

Ernst Zündel murió el domingo, informó su esposa Ingrid. Fue encontrado inconsciente por su hermana Sigrid en su casa en Alemania.

Tenía 78.

Zündel dedicó toda su vida a luchar por la VERDAD y exponer la estúpida mentira judía sobre los seis millones de judíos invisibles asesinados.

Trabajó distribuyendo publicaciones sobre la verdad en Canadá, fue demandado y perseguido repetidas veces por los judíos. Se trasladó a los Estados Unidos con su mujer, buscando más libertad de expresión, pero debido a una infracción del visado lo deportaron a Canadá. Canadá entonces lo deportó a su vez a su Alemania natal, donde fue imputado por negación del mayor mito.

Acabó cumpliendo 7 años en el Gulag germano, siendo ya mayor. Sufriendo la indignidad frecuente, innecesaria e injustificada de ser regularmente escrutado su cuerpo por las autoridades como si de un vulgar traficante se tratara.

Siete años en prisión.

Por declarar que un evento histórico jamás tuvo lugar.

Cuando fue liberado no se le permitió abandonar Alemania, así que en Alemania ha muerto.

El Negacionista primigenio

Ernst nació en 1939 – el año en que la guerra empezó – Y le gustaba decir de si mismo que era un niño de Hitler, en alusión a que, sin sus políticas sociales en Alemania, familias como la suya no habría podido contemplar un incremento. Tras la guerra había una enorme demanda de profesiones técnicas para la reconstrucción del país, pero Ernst tenía inclinaciones más artísticas y creativas, que le acabaron llevando a dedicar su vida a la maquetación, edición y diseño ya en Canadá, donde fue con 19 años.

En 1977, fundó Samisdat Publishers, y empezó el primer programa de distribución en habla inglesa de literatura sobre la verdad.

Mientras esto ocurría el Holocausto no era algo generalmente conocido o enseñado, unas décadas tras la guerra. La verdadera propaganda sobre este acontecimiento falso comenzó a despuntar en los 80. Así que fue realmente revolucionario por parte de Zündel empezar a publicar correcciones históricas en los 70.

Publicó su propio libro “El Hitler que amamos y por qué” y el infame “¿Murieron realmente seis millones?” de Richard Verrall.

Durante los 80 distribuyó publicaciones pro-Hitler y anti-Holocausto por todo el mundo, con 29.000 personas en su listado de suscriptores solo en EEUU. También envió literatura de contrabando a su Alemania natal.

En 1985, fue demandado por promover “noticias falsas” por la publicación de material negacionista. Perdió el juicio, el veredicto se recurrió, fue a juicio de nuevo por los mismos cargos, y perdió de nuevo.

Se hizo una película sobre el juicio de 1985.

Finalmente, en 1992, fue absuelto en una apelación ante el Tribunal Supermo, que dijo que la ley contra “noticias falsas” por la que fue juzgado y sentenciado anteriormente violaba las leyes de Libertad de Expresión.

El falso “histroriador” judío Raul Hilberg testificó en el juicio de 1985, pero rehusó hacerlo en 1988, porque negadores de renombre a los que no podría rebatir – David Irving y Fred A. Leuchter – fueron llamados a testificar sobre lo absurdo de los argumentos en cuestión.

En 1994, hizo campaña para prohibir la película La lista de Schindler en Canadá por discurso del odio.

En 1995, los judíos bombardearon su casa. Después del bombardeo el líder de la Liga de Defensa Judía, Irv Rubin, fue arrestado ante la casa de Zündel, tratando de entrar, pero nunca lo imputaron.

En los 90 estuvo bajo investigación de La Comisión de Derechos Humanos Canadiense por “inspirar odio” en su página web.

En esta época se puso literalmente por escrito que la verdad no importaba, solo las emociones que la publicación de información hacía sentir a la gente.

IHR:

Como el Presidente Pensa expresó sin rodeos:

“Es la conclusión de este Tribunal que la verdad no es algo que le ataña. El Parlamento ha hablado. El uso de mensajes telefónicos para propósitos prohibidos por la sección 13 de la ley no se puede justificar en base a la veracidad de esos mensajes. La única cuestión relevante es hasta qué punto esas comunicaciones son propensas a exponer a una persona o personas a odio o desprecio”.

En 2000 se instala en Estados Unidos, de donde fue deportad al poco tiempo a Canadá donde se le consideraba por entonces un “Riesgo para la Seguridad Nacional”.

En 2005 se le deportó a Alemania y fue inmediatamente imputado bajo leyes de “negación del holocausto” allí. No solo se le sentenció y encarceló 7 años, si no que los alemanes pusieron a su abogada, Sylvia Stolz – una abogada de oficio – en un juicio por defenderle, y la sentenciaron a 3 años de prisión.

Aunque, para ser justos, actuó de un modo algo impudente en el juicio, tras haber conocido la verdad – ¿quien no lo habría hecho?

Dio un buen discurso tras su liberación en 2012 (subtítulos en inglés).

Por este discurso, tuvo que ingresar en prisión de nuevo 20 meses.

Esto ayuda a entender la importancia fundamental de las leyes de libertad de expresión, ¿no?

Una leyenda

Zündel será recordado siempre como un héroe. Un hombre que hablaba alto y claro cuando nadie más lo hacía, y pagó el precio por ello.

Aquí hay una recopilación de sus grandes momentos, si no conocíais su figura.

Entrevista con un periodista judíos israelí

Entrevista sobre la Lista de Schindler

Gracias por todo, Zündel, te llevaremos en nuestras plegarias. Eres el ejemplo y la luz en nuestro tiempo, que solo se intensificará con los años, como la de aquel que te precedió.

Descansa en Paz, Ernst.

Heil Hitler.

Comments