Elecciones en Gran Bretaña: tu deber como nacionalsocialista es votar a Corbyn

Don Pelayo
Daily Stormer
8 junio, 2017

El Daily Stormer declara oficialmente su apoyo al candidato laborista Jeremy Corbyn. Algunos creerán que estamos trolleando, pero va muy, muy en serio.

“Vota siempre a los conservadores, son más duros con la inmigración”

El principal argumento contra Corbyn es que los conservadores son más duros con la inmigración, pero las estadísticas dicen lo contrario.

Bajo el Gobierno de Cameron, Gran Bretaña abrió sus fronteras al mayor número de inmigrantes de su historia; por lo menos desde la invasión normanda.

Theresa es como Cameron, sólo que en versión femenina. En inmigración, no va a ser mejor que el candidato laborista; ya ha declarado que está dispuesta a recortar en derechos humanos, antes que renunciar al multiculturalismo. Así que el argumento de la inmigración para votar conservador no tiene ningún fundamento.

Todos sabemos que el partido laborista es profundamente antiblanco, ¿pero acaso no lo es el partido conservador? En este sentido, no importa quién gane las elecciones, seguiremos teniendo cuota de negro.

“Protesta votando UKIP”

El objetivo de UKIP era la celebración de un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. Con el Brexit en marcha, ha perdido su razón de existencia. Nigel Farage ha abandonado el liderazgo, y el partido se ha desplomado en los sondeos, que lo sitúan en penúltimo lugar. Pero si quieres tirar tu voto, adelante.

Brexit

Theresa May siempre se opuso al Brexit, e intentó sabotearlo junto a Cameron.

Corbyn, en cambio, declaró abiertamente que “Reino Unido puede estar mejor fuera de la Unión Europea“, y fue duramente atacado por ello. Así que, lo creáis o no, el candidato laborista es más nacionalista que Theresa May, a pesar de su ideología negricista.

Corbyn apoya con entusiasmo toda la agenda transmaricobollerista, femimarxista y antiblanca, nadie lo está negando. Pero es un izmierdista de la vieja escuela; es decir, se opone a la globalización. Y un laborista endófobo izmierdista anti-globalización es siempre mejor opción que una endófoba “conservadora” a favor de la globalización.

Resumiendo:

Theresa:

– Anti-Rusia

– Pro-Israel

– Pro-Arabia Saudí

– Pro-globalización

– Pro-Unión Europea

– Mujer

Jeremy:

– Ni siquiera le preocupa Rusia, probablemente se llevaría bien con Putin

– Anti-Israel

– Anti-Arabia Saudí

– Anti-globalización

– Menos partidario de la Unión Europea

– Hombre

Corbyn es además un hombre de convicciones, realmente cree en lo que dice.

En este sentido, Corbyn resultaría mucho más difícil de controlar, y le daría muchos dolores de cabeza a los judíos.

Hablando de judíos.

Corbyn es profundamente antisionista

Como es un hombre de convicciones, Corbyn es izmierdista con europeos y judíos por igual.

Los judíos le odian a muerte.

La campaña judía de acoso y derribo contra Corbyn y el partido laborista en general del año pasado es digna de estudio. Este ataque, liderado por la Judenpresse, logró la suspensión de numerosos miembros del partido laborista por “antisemitismo” (incluyendo a su Nro 2), pero no logró la expulsión de Jeremy Corbyn.

Jeremy Corbyn es antisionista de corazón. También se opone al terrorismo “islámico” sunita en Oriente Medio, financiado y teledirigido por judíos para desestabilizar la región.

Algunos dirán que no importa que gane las elecciones, porque el cargo de presidencia no ejerce ningún poder efectivo, y se verá obligado, antes o después, a hacer lo que los judíos quieren. Esto no es del todo incorrecto. Pero el hecho de que Corbyn sea un hombre de convicciones (aunque sea izmierdista), y que se oponga al sionismo, supondría un quebradero de cabeza para la judiada, y podrían producirse situaciones muy graciosas, en las que los judíos se verían obligados a mostrar públicamente su poder.

Y cuando un parásito asoma la cabeza, la mayoría tiende a apartarlo de un manotazo. Siempre es bueno obligar a los judíos a salir a la luz, para bien o para mal; favorece nuestra agenda contrasemita.

Theresa, en cambio, como todas las mujeres en política, es una fulana que se vende al mejor postor. No tiene convicciones de ningún tipo, hará siempre lo que los judíos le pidan.

Nada de lo que haga Theresa puede beneficiarnos; es fácil predecir cómo se comportará de ganar las elecciones. Sin embargo, no tenemos ni idea de cómo actuará Corbyn. Y, lo que es más importante, los judíos tampoco.

No existe ningún argumento que favorezca a May sobre Corbyn.

No puedes decir “May es mejor opción que Corbyn, porque…”, y terminar la frase con algo que tenga sentido.

Corbyn es la última esperanza del movimiento contrasemita en Reino Unido.

Corbyn gaseará a los judíos.

Vota Corbyn.

Comments